“Agustín tiene la cabeza muy bien amueblada”

“Agustín tiene la cabeza muy bien amueblada”

Joaquín Martínez tuvo el placer de intercambiar algunas palabras con Mateo Rubio Díaz. El español con pasado por Trouville y la Selección adulta de Uruguay, es actualmente entrenador en las formativas del Barcelona de España, donde dirige al uruguayo Agustín Ubal. El joven entrenador habló sobre Agustín, su paso por nuestro básquet y la importancia de los jóvenes dentro de un plantel en primera división.

 

Al comenzar la conversación, el entrenador de 43 se refirió a la actualidad de Agustín Ubal, a quien dirige desde mitad del año pasado en la categoría Junior de Barcelona; “Agustín está evolucionando muy bien y estamos muy contentos con él. No me gusta demasiado hablar de él en concreto porque es menor de edad y tenemos que tener cuidado con las expectativas que se puedan generar a su alrededor.
Tiene mucho camino por recorrer y es muy joven aún. Tiene que trabajar duro y abstraerse de lo que sobre él se pueda decir. Además, Mateo Rubio agregó, que “muchas veces el jugador de formativas olvida que hay miles de chicos que trabajan tanto o más como ellos en el mundo. Por suerte Agustín tiene la cabeza muy bien amueblada y sabe que esto ha de vivirlo como una experiencia que le sirva para mejorar, tan simple y complejo como eso”

Últimamente desde Uruguay han salido varios chicos a diferentes equipos juveniles de USA y otras partes del mundo, sobre lo positivo que puede ser para el baloncesto uruguayo, esto dijo Rubio Díaz; “En general para el baloncesto uruguayo por supuesto que es positivo que jugadores puedan ir a otros lugares a seguir formándose. Es una experiencia de vida que les va a enriquecer en todos los sentidos. Si ya son varios los jugadores que han podido hacerlo será porque se está trabajando bien las formativas y debe de ser un orgullo para sus clubes”.

 

El nacido en la ciudad de Barcelona se refirió a su gusto por involucrarse con los jugadores más jóvenes, y su experiencia en Trouville, en donde estuvo en la temporada 2012/13; “Siempre me ha gustado entrenar a jugadores jóvenes. En todos los equipos senior que he dirigido me ha gustado involucrarme en las formativas del club y conocer cómo trabajan. Cuando estuve en Trouville sé que se habló mucho del tema de los jugadores jóvenes que debutaron en el primera pero el mérito era de ellos y de sus entrenadores en formativas. Estaban sobradamente preparados para jugar y lo demostraban en cada entrenamiento. Si un jugador entrena bien, ¿cuál es el motivo para que no juegue? La única diferencia de un chico de 18 respecto a uno de 30 es su falta de experiencia en el juego. Pero creo que la única manera de adquirir esa experiencia es precisamente jugando. Pero se debe tener cuidado y no agrandar a los jugadores jóvenes, ellos mejoran siempre en dientes de sierra y no podemos pensar que porque hayan debutado ya siempre lo harán bien. El tema no es llegar alto, el tema es llegar lejos. Y eso solo se consigue con trabajo, paciencia y perseverancia”.

“También creo que es importante no precipitarse y elegir bien los momentos en los que el jugador joven puede estar jugando. Por poner un ejemplo, aquellos jugadores jóvenes que disputaban más minutos (sobretodo al principio de la temporada) cuando jugábamos de locales. En casa ellos se sentían más protegidos y es una zona donde hay más cosas a favor para que mentalmente puedan estar más tranquilos. También es importante darles confianza y ser justos con su trabajo. Algunos de ellos empezaban de titulares en los partidos simplemente porque lo merecían”

Para el español “no es fácil saber si un jugador está preparado para el espectador, pero el entrenador lo ve cada día entrenar y desde ahí es más sencillo evaluarlo. Si tuviese que decir un punto sería su capacidad de concentración y de esfuerzo. Esa nobleza es muy necesaria”.

Mateo se refirió a su pasaje por Uruguay, la selección, Trouville y la “Barra de la Baranda”; “Respecto a la selección tengo un sabor agridulce porque nunca pude llegar a debutar. Y sobre mi experiencia en Uruguay sigo la liga a diario y estoy en contacto con grandes amigos de la Barra de la Baranda que me recibieron y me integraron a un nivel personal que nunca habría imaginado. Trouville es una gran familia

Una de las principales características que mostró en su pasaje por nuestra Liga Uruguaya, fue la cantidad de cambios que realizaba partido a partido, rotando permanentemente su plantel y generando que una cantidad importante de jugadores jueguen en cada juego. Sobre esto, el nativo de Barcelona nos comentaba; “Sobre el tema de las rotaciones, simplemente, y ya lo he explicado anteriormente, se dieron dos circunstancias: Una que en europea es lo habitual, es raro ver un jugador más de siete minutos en pista seguidos, el ritmo es muy alto y al baloncesto se juega con la cabeza, el cansancio impide ir al 100% físicamente y tomar buenas decisiones por muchos minutos. Queríamos jugar al baloncesto rápido y de ahí las rotaciones. Y dos, tenían plantel para poder hacerlo. Eran 12 jugadores preparados para jugar”.

Para finalizar la charla, el entrenador de las formativas del club catalán, dijo; “También me gustaría añadir que el trabajo en formativas es fundamental. La enseñanza de la técnica individual y de unos buenos hábitos de trabajo son claves para que el joven pueda llegar al máximo nivel. Y que este trabajo no debe abandonarse nunca, se puede seguir aprendiendo y mejorando a cualquier edad. Por otro lado, también quiero añadir que lo que hizo el plantel fue gracias al trabajo (siempre es así) de todo un cuerpo técnico. Nico Arregui como entrenador ayudante y Marcelo Bessio como preparador físico me ayudaron mucho a conocer el basquetbol uruguayo, trabajaron de manera excelente y aprendí muchísimo de ambos”.