Algo común de nuestro basket

Aguada estaba derrotando a Welcome 57 a 37 cuando los árbitros decidieron dar por suspendido el encuentro. El partido estaba en su tercer periodo y restaban 2’47 para que el mismo culmine. 

Es increíble que un equipo local, solamente convierta 4 puntos en 10 minutos. Eso describe el comienzo del encuentro, con un Aguada defendiendo de manera férrea, mientras que la “W” seguía en el vestuario. Los primeros minutos tuvieron de gran destaque al interno aguatero, Gonzalo Iglesias. Aguada estaba ganando 23 a 4.

Recién en el segundo periodo se encontró al equipo local. Claro, ya el encuentro estaba a favor de la vista por +19. Sin embargo, Ivan Johnson generaba ilusiones en los locales. Pero Aguada tenía iluminado a Gonzalo Iglesias y también encontró bolas provenientes desde más allá de los 6.75, para así poder seguir en ventaja 44-24.

El complemento comenzó igual de parejo que el 2do periodo. La “W” sin embargo, seguía sin poder detener al ataque rival. En ataque era otro y la imagen del primer tiempo se cambió rápido, pero la defensa era el debe y Aguada lo aprovechaba. 

Todo de todas maneras llegó a su fin, cuando los árbitros decidieron tomar la decisión de suspender el encuentro. El motivo fueron los salivazos que impactaron en los propios jueces y también en los jugadores del elenco visitante. Hay que resaltar, que los árbitros advirtieron previamente de lo que estaba aconteciendo, sin embargo, nada cambio.

El partido estaba 57 a 37 a favor del elenco aguatero faltando 2’47 para finalizar el 3er cuarto. Ahora debemos esperar lo que determine el tribunal. Lo lógico sería que Aguada se quede con la victoria y seguramente la “W” sea sancionada con algún cierre de cancha. 

Estadísticas de lo que se jugó 

img-20161205-wa0061