Foto: Tkachenko y Sabonis enfrentándose en un CSKA-Kaunas. Ambos eran imparables cuando jugaban juntos para la URSS.

En un nuevo capítulo de Memorias, hoy es el turno de escribir sobre uno de los mejores pivotes de la historia, Arvydas Sabonis: El Zar Lituano. 

El 19 de diciembre de 1964 en la ciudad de Kaunas de la Unión Soviética (hoy, Lituania) nacía Arvydas Romas Sabonis, considerado el mejor jugador de la historia de la URSS y uno de los mejores pivotes de la historia. Hoy en #Memorias te contaremos un poco sobre su carrera, sus hitos más importantes y también te dejaremos imágenes memorables de un jugador que conquistó Europa por completo y supo ganarse un lugar en el salón de la fama de la NBA. Siendo para muchos, el mejor jugador europeo de la historia.

Todo comenzó en el año 1975, ahí Arvydas Sabonis iniciaba a tomarle gusto a esto que tanto amamos, el basketball. Con 11 años iniciaba su estilo de juego no era nada parecido al que demostró años después, su estatura era normal y se especializaba en la posición de base, y muchos dicen que por eso fue un pasador de novela. Lo cierto que todo comenzó a tomar color dos años más tardes, ya con 15 años pasaba a la Selección de la URSS Junior. “En el primer y segundo año yo era base, luego ya en quinto pase a ser pivote”, contaba Sabonis en una entrevista con la Euroliga.Yo en un verano crecí 12 centímetros, cuando volví les preguntaba a mis compañeros que les pasaba, por qué estaban tan chiquitos (risas)”. Así comenzaba una historia que lo posicionaría entre los mejores jugadores de todos los tiempos.

Foto: Sabonis jugando para la Selección Juniors de la URSS.

Arvydas o “Sabas” como lo apodaban sus compañeros, firmó su primer contrato profesional en el 1981 con el Zalgiris Kaunas, equipo más importante de Lituania, del cual hoy es presidente, como también de la Federación Lituana de Baloncesto. Ya no era un jugador más, su nombre quedaría marcado con tan solo 17 años, siendo el jugador más joven en debutar para el seleccionado soviético. Al año siguiente todo seguiría por una línea perfecta, y con 18 años conquistaba el título mundial de 1982 en Colombia venciendo 95-94 a los Estados Unidos, en una final épica. En la Unión Soviética jugaba un pivote que hasta entonces era de los mejores del planeta, Vladimir Tkachenko, ambos formaban una dupla imparable en el seleccionado, pero cuando se enfrentaban daban cátedra de buen baskteball. Ambos son participes de un encuentro estelar entre el CSKA Moscú y el Zalgiris Kaunas en la década de los 80, precisamente la presencia de la “Montaña Rusa” y también del “Zar Lituano” fue el condimento más importante.

Foto: Tkachenko y Sabonis enfrentándose en un CSKA-Kaunas. Ambos eran imparables cuando jugaban juntos para la URSS.

El pivote de 2.21 de estatura hizo del Kaunas un club completamente dorado, estuvo durante toda la década de los 80’, conquistando tres Ligas Soviéticas (85, 86 y 87) y una Copa Intercontinental del 1986 frente al Ferro Carril Oeste de Argentina siendo Sabonis con 26 puntos el máximo anotador del partido. Un año antes, nuevamente ganaba con su selección, pero esta vez se adueñaban de Europa en el Europeo de 1985, recibiendo el premio de MVP del torneo, el cual lo pondría como máximo objetivo de las mejores franquicias de NBA. Entre tantas victorias, no mencionábamos la más importante a nivel de clubes, la Euroliga y ahí encontramos el lado oscuro de esta figura estelar. Zalgiris Kaunas perdió ante el Cibona Zagreb la Final de la Copa de Europa del 1986 por 94 a 82. En ese partido Arvydas Sabonis mostraría su peor versión dentro de una cancha, soltando una irá sorprendente sobre el jugador croata Ivo Nakic a quien le concretó un puñetazo que le daría la eliminación de la Final. “Sabas” se iba expulsado con 27 puntos y 12 rebotes, mientras veía como Petrovic y compañía terminaban de cerrar una final histórica a favor del Zagreb. Años después, ya radicado en Valladolid, Sabonis en una entrevista para una agencia de comunicación española nombraría este hecho como el más negativo de su carrera, “Lo peor, ocurrió en la Final de la Copa de Europa ante el Zagreb. Fui eliminado, restando a mi equipo la oportunidad de ser campeones de Europa”.

Video que muestra las mejores acciones de Sabonis en la Final, pero también la más negativa de su carrera.

De todas maneras, nada podía cambiar de opinión a los ojeadores de las franquicias de la NBA. Un año antes de esa final, los Atlanta Hawks elegían en la posición número 77 al joven Sabonis de 20 años, pero que ya era el mejor jugador del baloncesto europe, sin embargo, la NBA vetó la posibilidad del lituano ya que todavía no contaba con edad suficiente (21 años). Las malas seguían, llegaría la primera gran lesión para el enorme pivote nacido en Kaunas. Una rotura del tendón de Aquiles dejaba en duda todo su nivel, más tarde el problema sería en las rodillas. Pero nuevas puertas se abrían y más allá de las lesiones, otra posibilidad surgía. Portland lo elegía en el Draft de 1986 en el puesto 24 y ahora la edad no era problemas. Eso sí, la política era todo un tema, más allá que en esa época la Unión Soviética pasaba por un cambió mayúsculo producto de la Perestroika, temas políticos le imposibilitaban al “Zar” demostrar toda su habilidad con 2.21 en la mejor liga del mundo.

Muchos dicen que los jugadores no son los mismos luego de lesiones importantes, “Sabas” arrastraba dos, pero volvería a demostrar todo su potencial en el hito más importante de su carrera, los Juegos Olímpicos de Seúl, año 1988. La Unión Soviética era candidata por detrás de los Estados Unidos, rival con el cual había perdido en la Final del Mundial de 1986. Sin embargo, la historia fue distinta, sortearon a los norteamericanos con una actuación magistral de Arvydas Sabonis y luego venciendo en la Final a la Yugoslavia de Petrovic y Divac (los líderes de Croacia y Serbia) en cifras de 76 a 63. “Para mí los mejores recuerdos son todas las victorias, pero si tengo que citar una, diré los Juegos Olímpicos de Seúl, ya que fue un tanto inesperado”.

Foto: Sabonis y sus compañeros tras conquistar el ORO en los Juegos Olímpicos de Seúl.

Finalmente y con una gran incertidumbre, Arvydas Sabonis sale de la URSS en el año 1989 y recae en el Forum Valladolid de la Liga ACB de España, equipo en el que estuvo durante tres años. Los médicos del equipo, como también los de Portland fueron claves. Los norteamericanos le impusieron un tratamiento de rehabilitación, y fueron de lo más importante para que el Zar Lituano cumpliera con lo que finalmente cumplió, sorprender al mundo del baloncesto nuevamente. “No me hubiera recuperado sin dicho tratamiento, y por eso estoy muy agradecido” eran las palabras de “Sabas” ya como estrella del Valladolid. Con el “Forum” era líder de la Liga ACB en los rubros de tapones y rebotes, siendo también el máximo anotador de su equipo. Sabonis contaba al portal de la Euroliga lo siguiente con respecto a su pasado en el conjunto del Valladolid, “Allí descansé, no contábamos con esa presión de ganar y ganar como si pasaba en los restantes equipos que jugué”. Su excelente rendimiento le permitía firmar contrato con la institución más importante de Europa, el Real Madrid. Sin embargo, antes de eso y dentro del periodo que estuvo jugando para el Valladolid, políticamente se daba un cambio importante en el mundo, del cual Sabonis no podía escapar.

La Unión Soviética estaba a un paso de desaparecer definitivamente, pero en 1990 llegaba el turno de disputar el Mundial de Argentina. El Zar “Sabas” tenía otros planes, la Independencia de su Lituania querida, por ende, se negó a participar de dicho certamen para los soviéticos. “Yo como lituano, y como toda Lituania, deseo que sea libre porqué su adhesión fue ilegal” agregaba “Sabas”, que continuaba con lo siguiente, “Como va a terminar esto no lo sé decir, yo no soy político” cuando un medio de comunicación español le consultaba sobre los hechos que acontecían en su país. Finalmente en el 1991 se da la disolución de la Unión Soviética y se independiza Lituania, algo con lo que soñaba Arvydas Sabonis.

El primer desafío con su selección nacional llegaría en Barcelona 1992, nada más y nada menos que los Juegos Olímpicos. El poderío lituano no viene de ahora, siempre fueron un pilar importante de la Unión Soviética, y por eso no era nada llamativo encontrarlo en los primeros puntos. Como costumbre, el Zar Lituano, se volvía a colgar una medalla, esta vez la de Bronce. Lituania derrotaba a Rusia 82-78 en el duelo por el 3er puesto en un encuentro que reunía a viejos conocidos.  Algo que recordaría como unas de sus victorias más importantes, claramente por ser la primera con Lituania.

Foto: Sabonis jugando su primer Juego Olímpico para Lituania.

Con el Real Madrid tendría varios desafíos por delante, el mayor, la Euroliga. En el conjunto merengue estuvo también por tres temporadas, las cuales estuvieron plagadas de éxitos y lo volvieron a colocar en el sitio más privilegiado de toda Europa, era nombrado el mejor jugador del continente. “Sabas” en una entrevista comentaba lo siguiente, “Ganamos, ganamos y mucho” haciendo referencia a su pasado en el equipo más importante del mundo. Con la camiseta del Real Madrid conquistó varios títulos, entre ellos la Liga ACB 1993 y 1994, pero la copa más importante llegaría en el 1995, la Euroliga. Los merengues vencieron 73 a 61 al Olympiacos de Grecia con 23 unidades del lituano, quien fue el goleador de su equipo en la Gran Final y también el jugador más valioso del todo el torneo.

 

Ahora sí, no había posibilidad de no jugar. Se trataba de la NBA, Portland fue a Madrid y se adjudicó al jugador más importante de Europa. Todo era una incertidumbre, Arvydas Sabonis con 31 años pisaba por primera vez a la Liga más importante del mundo. “Yo creo que cada jugador tiene como meta jugar ahí. Siempre que este la oportunidad, hay que ir a probar”, comentaba él ex Portland. Estuvo en los Trail Blazers 7 años, jugó un total de 521 encuentros para la franquicia, divididos en un 470 de fase regular y 51 de Playoffs. En su primera temporada promedió 14.1 puntos y 8.1 rebotes por partido, quedando ubicado en el primer quinteto de Rookies y siendo el segundo mejor debutante de la NBA en la temporada 1996/95, por detrás de Damon Stoudamire, base de Toronto en ese entonces, pero que luego sería compañero de equipo.

En la NBA, el Zar Lituano no logró conquistar ningún título de campeón, siendo la Final de Conferencia de la Temporada 1999/2000 la instancia más lejana que disputó. Lamentablemente para él y su equipo, se toparon con los Lakers de Shaquille O’Neal quienes vencieron 4-3 a los Portland Trail Blazers y luego a Indiana Pacers en la Final de la NBA. Arvydas Sabonis recuerda muy bien ese año y esa oportunidad que se les daba de llegar hasta la última instancia del campeonato: “Llegábamos muy bien, teníamos a un muy buen equipo, Rasheed Wallace, Scottie Pippen, Steve Smith, Damon Stoudamire, podíamos hacer algo”. Pero también se acordó del último periodo fatal contra Los Ángeles, “Si pierdes el último cuarto por 23 puntos, que podes hacer”. Los Lakers superaron a Portland 89-84 en el séptimo partido de final de Conferencia gracias a un parcial enfermizo de 31-13 en el periodo final. Su último año de NBA fue en la temporada 2002/2003, antes había jugado un año para el Zalgiris Kaunas, pero su nivel en Europa era superlativo. Muchos dicen que si hubiera llegado en 1990 o antes, la franquicia que lo tuviera tendría ya varios títulos gracias a él. Otros, como el medio de comunicación ESPN, anunciaron que si Sabonis hubiera hecho toda su carrera en la NBA, estaba seguro entre los 5 mejores pivotes de la historia. Para otros ya lo es, y lo seguirá siendo. Por ejemplo, Scottien Pippen dijo “es el mejor jugador europeo de todos los tiempos”.

Foto: Sabonis enfrentando a Shaquille O’Neal.

Lejos del país norteamericano y en su casa, Arvydas Sabonis se retiró jugando para el Zalgiris Kaunas, su última temporada fue en el 2004/2005 en el equipo del cual se hizo accionista y del que hoy en día es Presidente. Luego llegarían los reconocimientos por su trayectoria, en el 2010 fue incorporado al Salón de la Fama de FIBA y un año más tarde al mítico Salón de la Fama de la NBA.

El Zar Lituano dejó su legado plasmado por todo el mundo, ganando títulos inolvidables como un Mundial con tan solo 18 años, un Juego Olímpico junto a la Unión Soviética, compartió varios podios con la Selección de su país, Lituania tanto en europeos como en Juegos Olímpicos, pero también tocó el cielo con las manos en el Real Madrid. La NBA lo esperó mucho, pero también lo supo disfrutar, quizás no de la mejor manera, pero su magia y habilidad en los 2.12 de estatura seguían intactas. Hoy disfruta de su hijo Domantas Sabonis, jugador actual de Indiana Pacers y de la Selección de Lituania.

Foto: Sabonis padre saluda a Sabonis hijo tras ser elegido por Oklahoma en el draft de la NBA.

Deja tu comentario...