Hace ya unos días que se nos fue la participación panamericana de Uruguay en basquetbol, donde terminó 6to en la rama masculina. Luego de un tiempo reflexionando uno se plantea la pregunta, ¿fue buena o mala la actuación de la selección en Lima 2019?

Los dirigidos por Kogan tuvieron el peor comienzo posible, chocar contra el oro y ser vapuleado quizás no era la mejor forma de arrancar para un equipo sumamente jóven. Aunque también era previsible, comparando planteles y sabiendo que los argentinos se preparan para disputar el Mundial de China a fines del mes de agosto con este mismo plantel. Pero luego, en la segunda jornada, tuvieron una tremenda actuación y vencieron a México en lo que sería nuestro único triunfo, ya que después caímos frente a República Dominicana y con Venezuela.

En resumen, 4 partidos disputados con 1 triunfo y 3 derrotas. Pero las caídas de Uruguay fueron frente a tres selecciones mundialistas cuyos planteles son prácticamente los que estarán en China 2019. Y la forma en las que se perdió también dice mucho, si bien contra Argentina nos vimos ampliamente superados frente a Dominicana y a Venezuela jugamos de igual a igual el tiempo que pudimos.

También hay que hablar del plantel charrúa, porque era un equipo muy jóven, ya que nos encontramos en medio de un recambio generacional. Pudimos ver muy buenos partidos de los más chicos, como Rojas, quien a mi entender fue la gran figura de Uruguay, del más chico de todos, Santiago Vescovi, que con apenas 17 años fue importante ingresando desde la banca, Joaquín Rodríguez, quien si bien ya estaba en el plantel no tenía el protagonismo que tuvo en estos juegos y Ducasse, quien a pesar de tener pocos minutos es una de las joyas celestes. A su vez también se vio un Luciano Parodi diferente, sabía que tenía que asumir el rol de líder y no falló como tal.

Por ende si hay que contestar la pregunta, de si fue buena o mala la participación uruguaya en Lima 2019? Yo contestaría que fue buena, muy buena. Porque no solo hay que fijarse en los resultados, sino que ver que el no muy lejano futuro respondió al ser llamado. Porque tarde o temprano ya no estarán los Batista o los Barrera o toda una buena generación de jugadores que ya se están despidiendo de la selección. Pero podemos estar tranquilos que atrás vienen un montón de jóvenes talentos listos para demostrar de que están hechos.

En cuestión de días veremos a nuestra U21 en acción, y ahí se podrá confirmar que el futuro, ya no muy lejano es brillante y prometedor.

Deja tu comentario...