Se jugaba el tercer partido de la serie entre los locales Cleveland y Boston Celtics. La victoria fue de manera épica para los Celtics por 111-108 y descuentan en la serie 1-2.

La serie se mudaba a Ohio y los locales habían hecho a la perfección los deberes de visitante imponiéndose los dos partidos, con esto tenían todo a su favor para dejar 3-0 la serie a su favor. Pero frente tenían a los nunca rendidos Celtics, que si bien no atravesaban su mejor y lamentaban la lesión de su base estrella Isaiah Thomas, buscaban dar el batacazo de visitantes para descontar en la serie tras dos derrotas en su casa.

En el amanecer del partido se veía un trámite similar al de los primeros dos encuentros en Boston entre ambas franquicas, en Cleveland llevaba el mando su figura LeBron quien hacía ganar a su equipo el primer parcial 35-24, siendo limitado el trabajo de Horford en la pintura y Bradley en el exterior por una dura defensa. El segundo cuarto nuevamente fue para los Cavs aunque el parcial iba a ser menos abultado. Cavaliers ganó el mismo 31-26 y se iba cómodamente arriba en el marcador 66-50, los Celtics fueron superados ampliamente a lo largo del primer tiempo siendo pobre la labor colectiva e individual.

El segundo tiempo la cara del partido fue otra, los Celtics comenzaron a marcar la dinámica del partido y a base de Smart y Bradley pudieron reducir la ventaja obtenida por los locales en el primer tiempo, imponiéndose 32-21 y dejando el score favorable a Cleveland 87-81. El último período fue para alquilar balcones realmente, con el grado de emotividad que característico de los Playoffs en la NBA fue Boston quien ganando el parcial 29-21 y con el triple ganador de Bradley logró imponerse 111-108 ante todos los pronósticos.

La figura determinante del partido estuvo del lado de Boston Celtics y fue Avery Bradley junto a su tiro ganador sumó 20 puntos, 3 rebotes y 4 asistencias, además el sustituto de Thomas, Smart aportó 27 puntos, 5 rebotes y 7 asistencias. En Cleveland se destacó nuevamente Kevin Love sumando 28 puntos y 10 rebotes, junto a Irving que aportó 29 puntos, 2 rebotes y 7 asistencias.

Los Celtics se llevan un partido increíble remontando una desventaja importante sacada por Cleveland en el primer tiempo, poniéndole un toque de emoción a las Finales del Este. En los locales se lamentarán por la poca reacción ante la embestida de Boston que terminó llevándose el encuentro de forma épica.

La serie tiene más vida que nunca al ser descontada 1-2 por los Celtics y se volverán a ver la caras el próximo martes a las 21:30 horas de nuestro país, en lo que será sin dudas un gran partido entre ambas franquicias.

Deja tu comentario...