Se termina el año y es el momento de repasar lo mejor. No hay doble lectura, en un año que nos trajo la inauguración del Antel Arena, lo más destacado fue el histórico triunfo conseguido por la selección en Olavarría el 23 de Febrero. La dimensión de ese juego es bastante amplia, ademas de acercarnos a un Mundial, luego de 33 años, fue la primera victoria uruguaya en tierras argentinas y la primera oficial en 15 años.

En la primer ventana recibimos a Paraguay y Panamá, juegos que parecían accesibles pero que costaron más de lo pensado. Se sacaron esas victorias pero hubo que transpirar para hacerlo, la baja de Bruno Fitipaldo y el nuevo formato se sintieron, había que adaptarse y rápido se hizo para empezar con el pie derecho al Mundial. Pero para la segunda ventana, en la que visitamos a Argentina y Panamá, contamos con el plantel completo, salvo Jayson Granger que juega Euroliga.

DobleyFalta había estado en el Final 4 de la AmeriCup con Paulo Petkoff (nuestro fotógrafo), pero nos embarcamos por nuestra primera cobertura internacional, a Olavarría se fueron también César Muniz y Juan Holfman junto a Paulo, en un viaje de 14 horas, ómnibus a Colonia, barco a Buenos Aires y otro ómnibus a Olavarría para llegar el día anterior y poder ver los entrenamientos previos.

El viaje de capital a Olavarría era de seis horas a pesar de ser 300km, el tránsito en la ruta le jugó una mala pasada a la selección que lo hizo en poco más de ocho llegando tarde a destino. Aún así fueron a ver el Parque Carlos Guerrero, gimnasio muy lindo de Estudiantes de dicha ciudad. Llegaron sobre las nueve y fue la práctica de ataque, reconocieron los aros y vaya de que manera. Todos estaban efectivos, metidos, juntos, conscientes de que tenían que dar todo para poder llevarse el triunfo. En esa primera práctica, con César, siendo un poco locos, empezamos a ver la posibilidad de ganar, el equipo estaba fuerte y eso era clave. Luego de ese entrenamiento hablamos con Fitipaldo, se adelantaba a lo que iba a ser el juego “Es un partido difícil, Argentina es un rival duro, juegan hace años juntos y eso lo dificulta un poco más. Controlarlos defensivamente y jugar un partido de score bajo y después explotar las ventajas que tenemos en ofensiva nosotros.”

Al otro día, en la mañana fue el turno del entrenamiento defensivo, saber por dónde ir en las cortinas, cuando cambiar, cuando detener y volver, todos siempre escuchando a Marcelo Singnorelli atentos, sabiendo que apegándose al plan podíamos salir victoriosos ante una dura Argentina que contaba con alguna baja. Finalizó el entreno, un poco más de tiro y los porcentajes seguían altos, se notaba en el aire que el equipo estaba fuerte y que iban a dejar todo en la cancha. Luego de este fue Signorelli quién charló con nosotros, “Va a ser difícil pero bueno hay confianza. Nosotros tenemos que hacer un partido intenso los cuarenta minutos sobretodo defensivo”.

Jugar y defender intenso los 40 minutos, no dejar ni una vuelta de reloj, ese error podía costar carísimo contra un rival de esta jerarquía. Pese a todo lo bueno que se veía, preocupaba la baja de Gustavo Barrera, que estaba en la ciudad pero una gastroenterocolitis lo dejaba sin entrenamientos previos y la posibilidad de reconocer la cancha.

¿Que decir del partido? Cancha llena, 4.000 personas, de bote a bote, habíamos hablado con el intendente y nos dijo que llegaron a meter 10.000 personas varios años atrás pero con las nuevas leyes y tribunas la capacidad era esa. Fue la naranja al aire y todo lo previo dejaba de importar, el que hacía las cosas mejor se iba a llevar el punto y seguir invicto. Ellos comenzaron mejor, nos sacaron 14 de renta que por suerte en el segundo pudimos bajar. La celeste no se encontraba, defendía bien pero en ataque nos costaba encontrar tiros cómodos o una figura que cargue pero nos íbamos sólo seis abajo al entretiempo.

En el tercero aparecieron los triples del capitán, Fitipaldo se hizo el líder y las bombas empezaron a caer, nuestra defensa se agigantaba y tampoco nos anotaban con facilidad y con un gran parcial llegábamos a sacar siete de renta, cosa que en el primer tiempo parecía una utopía pero los locales no nos la iban a dejar fácil y cerraron el cuarto con un triple de Redivo para ir al último, ellos con la mínima ventaja.

El último empezó y en los primeros dos minutos y medio parecía que nos pasaban por arriba, en ataque no jugábamos a nada y Brussino aprovechaba, sacaban seis y el estadio se caía con el famoso “Vamo, vamos, Argentina“, con César nos miramos y era pero que cuando eran 14, el público sabía que Uruguay tenía chances y se empezaba a hacer sentir, pero desde la defensa, como marcan nuestros genes pudimos revertir. Vidal con enormes robos, los triples de Fitipaldo, Batista en el poste y la clase de Barrera, así la celeste con trabajo de hormiga igualó y llegó a pasar al frente con poco por jugar. Era un final de incertidumbre pero un golazo, un verdadero golazo, pelota al poste, rotación por todo el perímetro y triple del Panchi Barrera, sobre la esquina que la prensa se encontraba, para sacar dos posesiones y encaminar el triunfo. La victoria fue de 88-83, era la primera vez como visitantes y la primera desde el 2003.

Tal fue la intensidad que Barrera salió con cuello ortopédico tras un golpe, el jugador que no había podido entrenar tampoco pudo festejar con sus compañeros y fue llevado al hospital cercano.

En la cancha, los 30 uruguayos que habíamos, 12 del plantel, cuerpo técnico y allegados, periodistas y algún familiar, con sonrisa de oreja a oreja, habíamos presenciado algo histórico que nos podía llevar al Mundial. No era un punto más, es de esos visagra que marcan un cambio, un cambio de que jugando de igual a igual, sabiendo nuestras fortalezas y defectos le podemos ganar a cualquiera.

Terminó el juego y fuimos a zona mixta, hablamos con Mathias Calfani y Gonzalo Iglesias:

Un par de frases de Iglesias, “sabíamos que son un equipo que como pasó en los últimos segundos te descuidas, te meten unas bombas y ya están en juego de vuelta. La clave fue ajustar defensivamente y jugar cada pelota como si fuera la última”.

La conferencia de prensa, muy buena por parte de ambos entrenadores, dejando conceptos claros, sin ser todo mal por la derrota (Sergio Hérnandez) ni todo color de rosas por la victoria (Marcelo Signorelli). Nos quedamos en la cancha terminando nuestras labores y a la hora de partir, el ómnibus seguía ahí, a la espera de Calfani que seguía en el antidopping, fue ahí que Paulo le pidió a Álvaro Abdala para volver juntos, nuestro hotel era a un par de cuadras y nos llevaron. Si no era poco haber presenciado el triunfo, NOS FUIMOS CON ELLOS, la plena se escuchaba desde el fondo pero tímidos nos sentamos adelante, había que dejar festejar a los jugadores, habíamos comprado un Jack Daniels en el free shop pero el coach dijo que el si festejaba pero que el plantel debía descansar, esa misma madrugada volvían a Buenos Aires y de ahí a Panamá.

El después, cada diez minutos diciendo “Como ganamo ayer eh”, frase que durante, fácil, seis meses la decíamos cada vez que nos veíamos con César. Contarle a cada persona el triunfo, desde el primer entrenamiento hasta bajarse del ómnibus, cada detalle, cada cosa que pasó, era imposible no contarlo una y otra vez. Fue una cosa impresionante, en la previa pensamos que se podía ganar pero de ahí a que pasase eran cosas diferentes. Por suerte la celeste nos dio esa alegría enorme que ninguno se olvidará jamás, pasan los meses, es acordarse de esa noche y sacar una sonrisa.

Más allá de lo histórico del triunfo, la importancia del punto pensando en China2019, un punto que nos puede dejar adentro, si, perder días después en Panamá no fue lo mejor, pero el ímpetu e identidad que dejaron con la gente valía más para encarar los siguientes juegos.

Ir a China, la selección y nosotros, desde ese momento, nos miramos y pensamos, “Vinimos a Argentina y ¿no vamos a ir a China?“. Nuestros amigos y compañeros piensan que estamos locos, desde ese la previa diciendo que ganábamos y clasificábamos, estamos en camino, quedan dos partidos pero las chances son más que reales.

Por último la foto de los viajeros:

Deja tu comentario...