La pasada jornada fue histórica para toda la franquicia de Minnesota Timberwolves dada la gran exhibición de pases de Ricky Rubio, llevando a la victoria de su equipo por 119-104 de locales ante Washington Wizards.

La franquicia de Minnesota en los últimos años se ha caracterizado por fichar a jugadores de gran talla a futuro, sin dudas con mucho por dar en la actualidad no tienen un buen presente en lo que respecta a las posiciones y con un saldo de 27 victorias y 38 derrotas el sueño de llegar a los playoffs no se lo quita nadie, aunque las posibilidades son cada vez más utópicas.

Teniendo en cuenta el bajo nivel de probabilidades que tienen hoy en día los Timberwolves de clasificarse a la post-temporada, igualmente vienen dejando en los últimos partidos destellos de una franquicia que si mantiene la base de Rubio-Wiggins-Towns, va a dar que hablar en un futuro no muy lejano. Estas tres figuras jóvenes con apenas 26, 22 y 21 años respectivamente son los responsables de ver a una franquicia de poco renombre entre las candidatas en el futuro próximo.

En la noche de ayer los destellos salieron a relucirse a pleno, score muy amplio y una dinámica de juego que varias franquicias quisieran tener. Es decir la noche del pasado lunes para Minnesota fue de gran valor, ganándole por amplia ventaja 119-104 a los Wizards con una actuación excelente de las tres jóvenes promesas. Por un lado Andrew Wiggins aportó 15 puntos, 5 rebotes y 1 asistencias. En tanto Karl-Anthony Towns sumó 39 puntos, 13 rebotes y 2 asistencias. Dejando para el final al hombre récord Ricky Rubio que sumó 22 puntos, 5 rebotes y 19 asistencias.

El español ex Barcelona fue drafteado en 2011 por Minnesotta, sabiendo estos todo el potencial por demostrar que tenía. Sin dudas seis años después sigue dando muestras de un juego maravilloso, con grandes jugadas y una caracterización de su posición de base, no sólo como armador sino como eje de juego, repartiendo el mismo en todo momento. Ayer Rubio alcanzó un récord en asistencias repartidas, fueron 19 y esa cifra nunca la había alcanzado un jugador de los Timberwolves en su historia, lo que lleva al nacido en Masnou, Barcelona, a quedar en los gratos recuerdos de una franquicia que viene en ascenso y teniendo además mucho por recorrer dentro de la NBA.

Deja tu comentario...