#ConociendoA: RJ Hampton

#ConociendoA: RJ Hampton

Seguimos con la sección #ConociendoA donde hoy le toca a otro base prometedor como lo es Roderick (RJ) Hampton Jr.

Por Max Pérez.

El base generación 2001 nacido en los Estados Unidos en el estado de Texas, se encuentra dentro de la categoría de bases más solicitados para el venidero NBA Draft, que finalmente se llevara a cabo el próximo 18 de noviembre.  Hampton no siguió el camino tradicional del prodigio norteamericano de elegir la universidad de su elección sino que eligió tomar una ruta más innovadora de convertirse en profesional, el país destino siendo Australia, como lo hicieron en su momento Brandon Jennings y Terrance Ferguson.

RJ se enroló en el high school de Little Elms en su estado natal y logró posicionarse dentro del primer equipo en su año inaugural con 15 años, promediando números bestiales, 24.3 puntos, 8 rebotes, 4.9 asistencias y 3.5 robos por juego, siendo el líder de su equipo y  guiando su cuadro al campeonato estatal en el 2017. Al año siguiente incluso mejoraría sus números llegando a 30 puntos y 8 asistencias por juego aunque su equipo no pudo ser bicampeón.  El curriculum que se había armado Hampton hizo que fuera seleccionado dentro del quinteto ideal del estado de Texas múltiples años y que fuese convocado a defender los colores de su país en los campeonatos FIBA Sub 16 y 17, ambos disputados en la Argentina. Hampton sería una pieza importante para la obtención de la medalla de oro del Sub-16 mientras que en el Sub-17, jugó dos partidos nomas debido a una lesión, obteniendo otra medalla de oro con su país natal.

En cuanto a su vida basquetbolistica post-high school, Hampton decidió seguir una ruta menos transitada y decidió optar por la profesionalidad temprana al firmar contrato con los New Zealand Breakers de la National Basketball League (NBL), liga fusionada entre los países de Australia y Nueva Zelanda. El joven prospecto afirma que con su decisión, buscaba cambiar la cultura del basquetbol. Hampton logró entrar en el equipo a través de un programa especial de la NBL llamada “Next Stars Initiative” que busca atraer prospectos aspirantes a la NBA, temprano en sus carreras y así darle más prestigio a su liga.  RJ fue el candidato ideal y logró insertarse en la rotación de los Breakers, siendo el base titular y nada mal para un pibe de 18 años en su primera salida al basquetbol profesional, promediando 8.8 puntos, 3.9 rebotes y 2.4 asistencias en un poco más de 20 minutos por noche, mejorando cada vez más a medida que pasaban los partidos. Hampton jugó un total de 15 partidos antes de tomar la decisión de volver al país norteamericano para recuperarse de una lesión en la cadera con la que estuvo lidiando en la temporada y para preparase para el NBA Draft.

Hablemos del juego en el rectángulo del joven de 19 años. Un base que mide 1,95 metros llama la atención a cualquiera y más cuando tiene todo el potencial del mundo como lo tiene Hampton.  Más conocido como un perimetral que puede jugar tanto de base como de escolta ya que todavía no es visto como un iniciador de la ofensiva. Sin embargo, Hampton posee una explosividad inmensa con una capacidad de control corporal que da gusto ver. Es un creador de oportunidades para sus compañeros cuando se concentra en eso y es rapidísimo, ayudándolo ser un jugador a temer en la cancha abierta y para defender, ya que mueve bien los pies y llega bien a los cierres defensivos. Tiene todo para convertirse en un defensor de elite. El oriundo del estado texano debe mejorar su físico, adquiriendo más kilos para el próximo nivel ya que a la hora de enfrentarse a bases más corpulentos, ha salido perdiendo.  Hampton debe mejorar su tiro tanto de media distancia como del triple ya que al ser una amenaza desde afuera, sus rivales esperan que vaya hacia el aro siempre. A su vez, Hampton es muy versátil y bueno en muchas cosas pero no ha desarrollado una habilidad primaria que lo coloque como un jugador imperdible este draft. Para ser una estrella en el mejor básquet del mundo, Hampton debe adquirir la mentalidad de siempre buscar contacto al ir hacia el aro.

La realidad de hoy en día para RJ Hampton es que puede ser elegido dentro de la lotería como puede ser elegido en el segundo round. Al no haber transitado por el camino universitario, no se ha visto mucho en el último año. Lo que tiene a favor es que ha competido en una liga competitiva y respetada como es la NBL y fue un actor clave para su equipo.  La franquicia que lo elija sabe que es acertar o errar con Hampton, puede convertirse en una estrella, potencialmente siendo un jugador franquicia o puede ser un jugador del montón, cumpliendo un rol en un equipo.  Les dejamos un poco de lo que fue su única temporada en la NBL de Australia y Nueva Zelanda.