Tras copar el vestuario de los Clippers, dos jugadores de Houston Rockets fueron sancionados por la NBA.

La NBA llevaba 48 horas investigando el incidente. Para ello ha entrevistado a ejecutivos, entrenadores, jugadores y personal de seguridad, unas conversaciones que se han ampliado hasta hoy miércoles, donde finalmente se dieron a conocer las medidas tomadas por la NBA.

Houston perdió en el Staples Center tras un tenso partido que incluyó las expulsiones de Blake Griffin y Trevor Ariza.

Tras el partido, Ariza, James Harden y Gerald Green accedieron al vestuario local por una puerta trasera con la intención de ajustar cuentas con Griffin y Austin Rivers, jugador que no jugó el partido al estar lesionado, pero que se las tuvo desde la banda con Ariza durante buena parte del encuentro.

Al final, todo quedó en un intento de pelea gracias a la intervención del personal de seguridad, que tuvo que pedir refuerzos a la policía al ver el cariz que tomaban los acontecimientos.

Si bien fue sólo un intento de pelea, la NBA actuó de acuerdo a los datos recabados y sancionó con dos partidos de suspensión a Trevor Ariza y Gerald Green de los Rockets. Quedaron sin sanción tanto Chris Paul como James Harden.

Así lo confirmo esta noche el periodista Adrian Wojnarowski en su red social Twitter:

Deja tu comentario...