En la noche del jueves, Defensor Sporting venció como local 90-77 a Malvín y de esta manera se consagró campeón de la Copa de Oro Serie 1 en la categoría de Cadetes.

 

Crónica de: Manuel Añón.

Por el equipo dirigido por Rodrigo Marín comenzaron jugando Franco Pisciottano, Juan Baldenegro, Ignacio Daluz, Mateo Bianchi y Ignacio Mallarine. Mientras que por el equipo de la Avenida Legrand, dirigido técnicamente por Horacio Martínez, inició Pedro Mendive, Juan Olave, Joaquín Rodríguez, Rafael Previatti y Marcelo Rosas.

El juego comenzó goleado, tanto fusionados como playeros lograban anotar con facilidad. Mendive era la principal vía de gol de la playa mientras que Defensor repartía más el goleo, y cuatro puntos al hilo del base Lucas Michealson le daba ventaja de cuatro (28-24) a Defensor al cierre del primer cuarto.

Los segundos diez, comenzaban de igual forma. Los ataques seguían venciendo una y otra vez a las defensas. Los triples aparecían. Por Malvín, Serdio convertía dos al hilo. Pero en el fusionado Lucas Michealson volvía a responder, dejando todo igualado en 34 al promediar el cuarto. Restando dos minutos para el final del primer tiempo el marcador estaba 42-41 a favor de los de Jamie Zudañez, quienes colocarían un parcial de 12-0 con Daluz y Michealson como principales figuras para irse al descanso largo arriba 54-41.

Para el complemento, Malvín reaccionaría, luego de estar 23 abajo, de a a poco cargando la pintura con Rosas quien además generaba muchas faltas y encontrando gol de afuera de la mano de Olave se colocaba a 9(70-61) al finalizar el tercer parcial.

Los primeros minutos del epílogo fueron parejos, Malvín se llegó a colocar a 6, pero Defensor quería quedarse con el título en su casa y a partir de ahí arrasó con todo. Repartiendo el goleo, sacó una gran diferencia. Malvín intentó una reacción con triples pero que murió en el camino, final, victoria de Sporting 90-77 y campeonato.

En la victoria se destacó Lucas Michealson con 25 puntos. Mientras que por el playero el goleador fue Pedro Medive quien sumó 17 unidades.

 

Al terminar el partido, charlamos con Franco Pisciottano. El armador del fusionado fue clave con robos y puntos en contraataque en momentos claves.

A la generación 2002 no se le venía dando la posibilidad de lograr el título en los últimos años a pesar de llegar a instancias finales. Este 2019 lo cierra con el tan ansiado título, y sobre esto Franco Pisciottano nos comentaba que “La alegría es enorme porque no se nos daba llegar a ganar el campeonato. Siempre llegábamos a las instancias finales pero nos faltaba un poco. Nos sacamos esa espina, más los que estamos hace años”.

Malvín cuenta con varios jugadores en las selecciones formativas, y sobre esto, Franco nos comentaba que “Superamos a un cuadro muy completo, y con muy buenos jugadores como Joaquín o Marcelo. La serie fue muy pareja,nunca le habíamos ganado a lo largo de la temporada”.

Sobre el grupo humano del equipo fusionado, esto nos decía el jugador; “El grupo humano es de las cosas que más se disfrutó durante el año. Teníamos nuestras discusiones durante el año, pero que seamos amigos fuera de la cancha nos hacía sobrellevar mejor las adversidades”. Además, el base agregó unas palabras en referencia a su entrenador, Rodrigo Marín; “Rodri es importantísimo para nosotros hace años, nos conoce a todos, y siempre nos insistió cuando nos faltaba un poco. Nos hizo entender que tenemos que ser jugadores desde el esfuerzo, obreros humildes. Además, el “varo” (Ayudante técnico) nos dio su toque de inteligencia, nos ayudó a leer con su tranquilidad”.

Preguntado sobre si se era el gran objetivo del equipo el salir campeones, esto nos decía; “Muchos de nosotros a principio de año nos veíamos llegando a instancias finales de playoffs, nos planteamos distintos objetivos personales siempre y el que se repetía mucho era salir campeón”.

Sobre su rol en el equipo esto nos comentaba Pisciottano; “Durante el partido me sentí muy comodo, aporté desde la defensa que me caracteriza y la intensidad en el juego, hay que seguir porque esto es sólo un premio al esfuerzo de todo el equipo. Ademas creo que cada uno entiende su rol y eso es muy importante dentro de un grupo”.

En momentos de festejos y algarabía, Franco se acordó de Felipe Saralegui, compañero de equipo que debido a una lesión no pudo estar en las instancias finales del torneo; “Feli fue parte de todo esto y es un compañero muy querido por nosotros, se mudó acá y eso no es para cualquiera, ahora tiene que recuperarse y va a volver más fuerte que nunca”.

Para cerrar, el jugador dijo; “También quiero agradecer a cada funcionario del club, que es lo más lindo de Defensor Sporting, el sentido de pertenencia al club es con lo que te quedas”.

Deja tu comentario...