Volvió a caer el San Pablo Burgos de Bruno Fitipaldo, esta vez ante el BAXI Monresa y en casa.

Empezó el encuentro muy igualado, sin que ninguno de los dos equipos lograra imponer su juego y, por ende, sin marcar diferencias en el luminoso, si bien los catalanes parecían haber entrado algo mejor en la cancha, con las ideas más claras y algo más precisos de cara al aro.

El equipo local subió su intensidad desde la defensa y apostó por alargar sus jugadas buscando su mejor posición de tiro, lo que provocó que el BAXI Manresa se cargara de faltas, y facilitando el lanzamiento desde el tiro libre para cerrar el primer cuarto con una ligera ventaja (24-21).

La segunda unidad del conjunto visitante se mostró, en los minutos iniciales de la segunda manga, mucho más solvente que la de San Pablo Burgos, impreciso en casi todos los ataques, pero que mantenía igualado el electrónico con su buen hacer en el apartado reboteador.

Las imprecisiones eran constantes en ambos equipos, que no lograban tener continuidad anotadora, aunque los de Peñarroya mantuvieron su acierto desde el perímetro, lo que les valió para recuperar la ventaja, que rubricaron sobre la bocina con robo y bandeja de Lundberg, y marcharse con ella a los vestuarios (39-44).

BAXI Manresa subió el nivel defensivo en la pintura, donde San Pablo Burgos se estaba mostrando demasiado cómodo en la primera mitad, incomodando los ataques azules y manteniendo su acierto anotador y también ese margen de cinco puntos con el que cerraron el segundo tiempo.

Dos jugadas consecutivas del conjunto visitante, un gancho de Doellman y un triple de Lundberg, propiciaron un parcial de 0-5 para marcar máxima diferencia de siete puntos, rubricando así sus buenos minutos y obligando a Diego Epifanio a parar el encuentro en busca de una reacción que llegó con un triple de Fitipaldo y tiro libre de Cancar que sirvieron para recortar diferencias (60-63).

Los catalanes se mantuvieron muy firmes en defensa, anulando el juego interior burgalés, y consiguieron un nuevo parcial de 3-12 para poner máxima diferencia de 9 puntos y obligar un nuevo tiempo muerto del técnico local, que no terminaba de dar con la tecla para lograr más continuidad en su equipo.

BAXI Manresa seguía haciendo un partido muy inteligente en defensa, atascando a los interiores de San Pablo Burgos y haciendo lo justito en ataque para mantener su ventaja, que incluso se fue a los 11 puntos, y que no le pudieron arrebatar en un último minuto donde el equipo local bajó los brazos (74-82).

Bruno Fitipaldo arrancó desde el vamos y terminó jugando casi 20 minutos. El base celeste terminó con 8 puntos, 1 rebote y 1 asistencia. 

Deja tu comentario...