Durant con un presente desafortunado

Durant con un presente desafortunado

La estrella de Golden State Warriors atraviesa tiempos difíciles en su carrera como basquetbolista luego de la polémica instaurada en las redes sociales por una respuesta poco acertada.

En la noche del domingo Kevin Durant utilizó su teléfono para responder en Twitter a alguien que le había preguntado una sencilla cuestión: “Tío, respeto lo tuyo, pero dime una razón legítima para abandonar OKC que no sea conseguir un campeonato”.

La explicación de Durant, escrita en tercera persona, impresionó al receptor y la capturó de inmediato por si era borrada (como así fue). “No le gustaba la organización, ni jugar con Billy Donovan. La plantilla no era tan buena, solo eran él y Russ (Westbrook)” fue la respuesta de Durant al mencionado tuit. Seguida de otro más: “Imagina si sacas a Russ de ese equipo, mira lo malos que serían. KD no puede ganar un campeonato con esos gatos”.

Un día después, el MVP de las finales de la NBA se disculpó durante un acto público. “No me arrepiento de responder a nadie o de hablar con los fans en Twitter. Me arrepiento por haber usado el nombre de mi antiguo entrenador y del equipo para el que jugué. Eso fue infantil. Fue idiota. Toda esa clase de palabras. Me disculpo por eso, y les pido perdón por hacerlo. Estuve realmente decepcionado conmigo mismo. Pero quiero pasar página y seguir jugando.”, dijo.

El Alero de los Warriors continuó su descargo aclarando: “Uso twitter para estar en contacto con los fans. Creo que es un gran modo de estar cerca de los aficionados. Pero se me fue demasiado lejos eso ocurre a veces cuando me meto en estos debates de baloncesto. Lo que yo realmente amo es jugar. Fui un poco demasiado lejos”.

Sin lugar a dudas el revuelo fue de gran talla en toda la liga, uno de los fichajes estelares de la temporada anterior que sigue dejando tela para cortar. Atrás quedó franquicia que se sintió despojada por su jugador estrella, además de un jugador como Westbrook que también despidió a su mano derecha dentro del rectángulo de juego y fanáticos sin respuesta ante una de sus peores pesadillas:la marcha de Kevin Durant.

La situación no es para nada alentadora para el propio Durant que además de verse involucrado en una serie interminable de cuestionamientos acerca de su salida de los Thunder, ahora tendrá que afrontar un presente duro tras usar de manera indebida una red social para descargar algún rencor guardado ante tanto hater que lo increpaba continuamente. Lo cierto es que este incidente probablemente le afecte a nivel de imagen y relaciones públicas, sufriendo un impacto mayor en su marca personal en ciertas áreas de Estados Unidos.

Para el resto de jugadores de la NBA y otras competiciones profesionales hay una clara lección que aprender y que probablemente sus agentes ya estén enseñando a sus representados: no tengas cuentas secretas que puedan hacerte caer en errores y no debatas con gente anónima en Twitter.