No se pudo consumar el sueño de muchos y Uruguay quedó en las puertas de China 2019, lo cual desata un interrogante, ¿fue esta la ultima oportunidad de grandes jugadores de estar en un Mundial?

Todo parece indicar que así es. Lamentablemente sabemos que por su edad es muy difícil por no decir imposible contar con estrellas celestes tales como Batista o Barrera en la próxima clasificatoria y ni hablar del próximo Mundial. Ambos, por más vigentes que parezcan sobrepasan los 30 años, para ser exactos Esteban tiene 35 años y el “Panchi” 33. Dos jugadores que han sido referentes, pilares y sostén del equipo, tal y como se vio anoche en San Juan y que el día que no estén van a ser muy extrañados.

El panorama parece más favorable para Barrera, ya que llegaría a la cita Mundial de 2023 con 38 años, número elevado pero que en un juego de las características del “Panchi” no sería tan grave en el tema ofensivo, pero si en el costado defensivo, donde su cuerpo no respondería igual y le sería más trabajoso para él defender como lo hizo anoche. A la edad se le suma el constante surgimiento de jóvenes promesas que podrían ocupar su lugar sin hacer que duela tanto su ausencia, pero cuando él no este va a faltar esa magia, esa chispa que tiene Gustavo Barrera, esa forma de ver el básquetbol tan particular que él tiene.

En el caso Batista es casi imposible verlo nuevamente en las próximas eliminatorias, quizás en las primeras fases, mientras aún le quede nafta. Pero llegaría al Mundial 2023 con 39 o 40 años, lo cual sumado a su tipo de juego y sus características físicas hacen que sea muy difícil que este. El problema es, quien remplaza a un jugador de tal magnitud? Y no solo a Esteban, a él se suman Kiril Wachsmann quien hoy tiene 34 años y Hatila Passos con también 34 años de edad. Esto significa que, hoy por hoy, esta selección no contaría con ningún jugador en la posición de “5” en miras a Japón, Indonesia y Filipinas lo que significaría un recambio total en la posición de pivot.

Ahora la celeste entra en un momento de recambios, como dijimos será casi imposible contar con jugadores como Barrera, Batista, Wachsmann o Hatila, así como también es muy dificíl que estén Nicolás “Tito” Borselino (32 años), Sebastián “Tallarín” Izaguirre o el “Pelado” Sebastián Vazquez (33 años), pero no todo es negativo, ya que de cara al próximo Mundial referentes de este equipo seguirán vigentes y en un gran momento, como son el caso de Bruno Fitipaldo (27 años), Luciano Parodi (25 años), Mathias Calfani (27 años) y hasta incluso el mismo Jayson Granger (29 años).

Podemos asegurar que la base está, y para nuestra fortuna hay mucho talento en muchos jóvenes que esperan su llamado y oportunidad como por ejemplo Santiago Vescovi, Juani Ducasse, Pierino Rusch, Martín Rojas, Bernardo Barrera, Facundo Terra, Gonzalo Gonzalvo y hasta incluso Agustín Ubal quien apenas tiene 15 años pero un futuro enorme. Y varios nombres más.

Para que todo esto funcione se debe plantear un proyecto, un verdadero proyecto que no se tire por la borda a falta de 4 partidos, un proceso que dure al menos los 4 años que nos tomaría llegar a Japón, Indonesia y Filipinas 2023. Hay material, no estamos tan lejos, solo hay que hacer bien las cosas.

Deja tu comentario...