Foto: Espacio Básquetbol

En una final increíble Remeros derrotó a Pacaembú en cifras de 71-62 y se consagró campeón. Se agrandó en el final y aplastó a su rival en el último minuto.

Una final de locos y con un estadio colmado se vivió en el Della Santa de Mercedes. Remeros iba por su cuarto título seguido y Paca por cortar la hegemonía de los costeros. Un trámite que siempre tuvo al frente al gitano y mantuvo 10 puntos de ventaja a lo largo del juego.

Remeros muy desconocido en los tres primeros cuartos, daba la sensación que no estaba metido en la final y se notaba en la diferencia. Pacaembú todo lo contrario, se alimentaba del juego interno y de la conducción de Aristimuño. Su peor pecado fue no haber liquidado el tramite cuando tuvo oportunidad, a un equipo como Remeros tienes que ganarle dos veces en un mismo partido.

Tal cual fue lo que pasó en el cuarto final, el “costero” se arrimaba en el marcador y Pacaembú caía en su producción ofensiva. Facundo Ferreira y Tortajada se hicieron cargo del equipo en el momento mas caliente y no decepcionaron. Remeros estuvo 39 minutos abajo en el marcador, recién en el último minuto pasó al frente y se hizo con la victoria definitiva.

Otra vez demostró porque es un equipo ganador y no le pesó nunca la final. Frente a un rival que a lo largo de la temporada fue más, pero que las finales no se juegan, se ganan.

Facundo Ferreira fue el MVP de la final con 26 puntos (13/13 libres). 

 

Deja tu comentario...