Hinchas de Goes, Hinchada de Aguada.

Normalmente se habla de las hinchadas cuando hubo algún inconveniente o incidente y pocas veces cuando se comportan como deben hacerlo. Lamentablemente es así.

Por eso es de resaltar lo que se vivió ayer en el Palacio. Una fiesta que en pocos lados se puede ver. Un clásico que se vive instensamente por todos, jugadores, cuerpo técnico, hinchas y hasta la gente que no es hincha de ninguno de los equipos, lo vive de esa manera. Me atrevo a decir que es uno de los clásicos más pasionales de Sudamérica, y lo tenemos acá, somos unos privilegiados de que el partido Aguada-Goes sea uruguayo. Ojalá podamos seguir disfrutando de fiestas como estas, de todo el colorido y las canciones de las hinchadas. Con el comportamiento de ayer, seguro que será así. Sólo una vez los jueces tuvieron que parar el partido por cantos que no correspondían y después todo siguió de forma normal. Y eso merece un destaque.

Antes del partido se sabía que uno se iba a ir triste y el otro loco de la vida. Se sabía que el que lograra la victoria iba a tener una semana tranquila y disfrutable, y el otro un tanto preocupante. En esta ocasión le tocó perder a Goes. Los hinchas misioneros se fueron masticando la bronca, pero sabiendo que esto recién empieza, mientras que la muchachada deliraba de alegría. Y de eso se trata el básquetbol, y el deporte en sí. Los ganadores festejar con el debido respeto, y los perdedores reconocer la derrota y dejar al rival festejar.

4500 personas estuvieron presentes en el Palacio y fueron testigos de la gran fiesta de nuestro básquetbol. Por eso felicito a ambos clubes, por hacer del clásico una gran fiesta. La gran fiesta del básquetbol uruguayo. Gracias Club Aguada y Club Goes. Salu!!

Deja tu comentario...