Paola Giovio conversó con nosotros luego de lo que fue la obtención de la Copa de Plata de Remeros ante Cordón.

En primera instancia Giovio destacó el objetivo más que logrado al consagrarse en su primer año:

“Estamos más que contentas de lograr la Copa de Plata en nuestro primer año, sin duda hay mucho para trabajar de aquí en adelante pero estamos muy felices de lo logrado y de haber competido este año”.

Acerca de lo que fue el desafío de irse al interior y comenzar a competir con equipos de Montevideo la ex Malvín expresó:

“Para nosotras es un sueño participar de ésta liga. Allá no tenemos en donde participar, no hay ligas cercanas solo habíamos ido a jugar a Argentina algún campeonato corto en Gualeguaychú pero se hacía realmente muy difícil. Hicimos el esfuerzo para venir a jugar acá, quisimos dar el salto, no por nosotras sino más que nada por el semillero de chicas que tiene Remeros que rondan entre los 7 y 12 años, plasmarles un camino para cuando tengan 15 o 16 años puedan venir a competir también”.

Las “costeras” comenzaron a mitad de año la competencia por temas económicos y de tiempo, Paola destacó el esfuerzo que hicieron para poder competir y agradeció a los clubes que las apoyaron:

“Empezamos un poco más adelante el campeonato eso nos dio un poco de oxígeno en lo económico pero en desventaja basquetbolística de no estar en competencia pero fue como se planteó, así lo definieron los clubes y nos apoyaron en esa forma porque sino el campeonato se nos iba a hacer muy largo. Fue muy grande el esfuerzo que se tuvo que hacer para venir a competir porque muchas de las chicas son mamás y el tener que dejar muchas horas a las familias, a los niños chiquitos se hace un poco cuesta arriba pero lo tomamos con mucha responsabilidad y con mucho compromiso eso me pone feliz por ellas y nuestras familias”.

Acerca de la serie final y el detalle de haber venido a Montevideo con muchas familias la número 7 nos decía:

“Planteamos traer un ómnibus con nuestras familias, creímos que era importante que ellas vinieran ya que siempre venimos en autos particulares y su apoyo la verdad que se hizo sentir. Con respecto a la serie, creo que la pudimos terminar con mucho oxígeno aunque en cancha costó una enormidad, a veces los resultados son un poco mentirosos pero realmente Cordón es un rival muy fuerte, nos costó mucho ganarles y nos encanta jugar con rivales así”.

Por último, a pesar del reciente logro, Remeros no deja de pensar en lo que viene y Paola ya piensa en los próximos objetivos:

“Estamos contentas pero queremos seguir. Tenemos el compromiso de seguir compitiendo, esto no es un proyecto efímero de venir un año y no venir más. Lo que más queremos es seguir formando niñas, que se motiven y que de a poco empiecen a jugar con nosotras. Tenemos que seguir trazando esto en el interior, creo que somos pioneras y estaría bueno que otros equipos del interior sigan nuestro ejemplo para demostrar que se puede, que es sacrificado, es duro pero se puede”. 

 

Deja tu comentario...