Anoche Golden State logró vencer a Charlotte Hornets por 101-87, a pesar de las sensibles ausencias de Green y Curry.

Los Warriors pisaban Charlotte con una intención clara: no perderle pisada al imparable Houston. La tarea no iba a ser sencilla dadas las bajas de un pilar tanto en defensa como en ataque Draymond Green. Sumándose la ausencia de Stephen Curry, Golden State tendría un gran desafío enfrentando a los Hornets.

Los propios Hornets mantenían una actualidad en la temporada con altibajos. Si bien no estan alejados de los puestos de Playoffs, 9-14 es un récord a considerar como pobre para una franquicia de la Conferencia Este que era a priori una de las posibles candidatas a quedarse con un puesto en los Playoffs. La temporada es larga, aún con más de 50 partidos por delante, las esperanzas siguen intactas. Además afrontaron el partido con la triste noticia de la confirmación de la ausencia por problemas de salud de Steve Clifford, su entrenador.

La victoria fue cómoda para los Warriors por 101-87. En ningun momento del encuentro se vieron en desventaja en el marcador, pudiendo sacar adelante un partido difícil a priori por sus ausencias y la talla del rival. Gracias a un gran encuentro de Durant, los dirigidos por Steve Kerr siguen escoltando a los Rockets que no parecen bajar los brazos en la lucha por la cima del Oeste.

La figura del encuentro fue Kevin Durant, el ex Thunder se encargó de disimular las ausencias y aportó su primer triple-doble de la temporada, con 35 puntos, 11 rebotes y 10 asistencias. Acompañado por Thompson con 22 tantos y Nick Young con 10.

En la franquicia local de Charlotte lo destacado pasó por las manos de Kemba Walker como máximo anotador con 24 puntos, secundado por Nicolas Batum 15 puntos y 5 rebotes  y Dwight Howard 14 puntos, 7 rebotes.

Deja tu comentario...