Juan Santiso: “En la cabeza de todos está jugar otra final”

Juan Santiso: “En la cabeza de todos está jugar otra final”
Juan Santiso. Foto: Paulo Petkoff.

Su emprendimiento, la recuperación de una lesión por lo que decidió no participar del Metro. Malvín, su hogar, la inactividad y de muchos temas más dialogamos con Juan “Pitu” Santiso.

Comenzó refiriéndose al parate inesperado que cortó y pospuso la Liga Uruguaya, “A todos nos sorprendió un poco. Algo totalmente nuevo, estar dos meses encerrados, sin poder prácticamente salir”.

“Tuve la posibilidad de tener bastantes materiales en mi casa y de esa manera me mantuve entrenando, dentro de todo lo malo pude sacarle bastante provecho. Tengo un fondo donde pude trabajar, incluso también tengo una canchita de basketball y me mantuve entrenando de esa manera”, añadió el campeón 2017-18 con la playa.

Resaltó el buen trabajo realizado por la jugadora de Malvín, quien también es profe del playero y fundamental para la puesta a punto: “Tengo que destacar el trabajo de Florencia (Soma) con nosotros, ya que ella siempre estuvo. El 16 de marzo empezamos a hacer el primer zoom y a partir de ahí seguimos trabajando”.

No solo el basket ocupa una parte importante en la vida del “Pitu”, tras recibirse como profe de educación física también dedica su tiempo a la profesión: “Hace unos años me recibí de profe de educación física. Tengo un gimnasio junto a Florencia y Mariana Sosa que están vinculadas al basketball. Es una profesión que me gusta bastante. Teniendo más tiempo pudimos dedicarle más a estar dentro del gimnasio y trabajar ahí mismo”.

“Marcha muy bien, estamos muy contentos. Empezó como una propuesta y ver que pasaba. De a poco vamos mejorando, teniendo más deportistas. No solo basket, sumamos handball, fútbol y también otras disciplinas como el surf”, agregó el profe Santiso sobre las nuevas actividades que proporciona el Sports Lab.

El Metro, un torneo atípico, pero no por eso menos atractivo, le sirve a varios jugadores para llegar con rodaje a la reanudación de la liga y a otros para mostrarse, de la posibilidad de jugarlo, nos dijo: “Tuve alguna chance de participar, pero preferí ponerle principal hincapié en recuperarme del tobillo izquierdo que vengo arrastrando una lesión hace tiempo”.

“Opte por intentar recuperarme bien, hacer un buen trabajo yendo a una clínica de fisioterapia, incluso con alguno de los fisioterapeutas de Malvín. Hace unos meses vengo trabajando y me siento mejor”, afirmó quien supo ser campeón de El Metro 2017 con la camiseta de Atenas.

Los que lleguen sin actividad a la recta final de la LUB correrán con cierta desventaja, al respecto, señaló: “Los jugadores que fueron a jugar el Metro van a correr con cierta ventaja. Cuando les toque volver a la liga no va a ser tan fuerte el choque de volver a jugar. Tenemos gente que ya tiene determinada edad. Vamos yendo de menos a más e intentando llevar bien las cargas, no sobrecargar e ir de a poco”.

Sin embargo, el conocerse puede ser clave a la hora del retorno: “Estos últimos tres años se ha mantenido cierta base. La llegada de Marcos (Cabot), de Nicolás (Mazzarino) ni que hablar. Nos ha hecho un bien bárbaro, llega la hora de jugar y de entrenar, en el día a día nos conocemos muy bien. Eso juega a favor para la vuelta a la actividad”.

Algunos de los jugadores que conforman parte del plantel de Malvín y otros que pasaron por el club se encuentra disputando el Metro y para despuntar el vicio,  el “Pitu” se prende a mirar algún partido nos contó: “Los he seguido bastante. Tanto a Grolla (Facundo), Nico (Pomoli), también a Juan Diego Cabillón, lo mismo con Rodrigo Coehlo y varios de los jugadores que pasaron por Malvín, como Felipe García. Me parece que están haciendo un buen torneo, todos ellos. Me pone contento”.

Luego de una vida dentro del club, logró consolidarse en primera, en referencia a lo que esto le genera, sostuvo: “Es una satisfacción para mí, lograr haberme ganado mi lugar en el club. Estoy en hace muchos años, 14 años, fue un proceso largo, difícil. Me está devolviendo todo el trabajo que hice. Quiero seguir adelante e intentar mejorar”. Consultado acerca de si le gustaría probar suerte en otro club o fuera del territorio uruguayo, comentó: “Siempre fue un objetivo que me plantee, poder ir a medirme en algún torneo al exterior. Todavía tengo un año más de contrato con Malvín . No lo estoy pensando. Cuando llegue el momento veremos que depara el futuro”.

Santiso fue internacional con el seleccionado nacional, sobre la posibilidad de volver, nos expresó: “Siempre que se va a largar la lista de la selección están esas ganas. La vez que me tocó formar parte venía arrastrando esa lesión y no pude estar al 100%. Hay una cantidad de buenos jugadores en mi posición que tienen gran nivel. Si llega la oportunidad intentaré aprovecharla al máximo y si no llega voy a seguir trabajando tranquilo”.

Malvín, subcampeón y campeón de las últimas dos ediciones respectivamente, corre con cierta responsabilidad de terminar los más alto posible, de los objetivos del playero, respondió: “Tenemos un plantel como para ser protagonistas. Malvín apostó a cuatro fichas que son importantes y eso nos lleva a tener que pelear. Este campeonato terminamos en los primeros puestos en la fase regular, jugando un buen básquetbol. En la cabeza de todos está seguir peleando arriba y jugar otra final”.

“Pablo está hace muchos años en Malvín, sabe perfectamente cómo se maneja el club, como manejar los planteles. Ha sido importante en este proceso durante tantos años”, destacó sobre el entrenador múltiple campeón con los azules de la playa. Por último, el escolta cerró hablando sobre su futuro, incierto después del básquet “no me niego a estar en otro deporte”. “Me gustaría poder en algún momento probar en algún otro deporte, como profe”, concluyó.