Biguá venció a Atenas 105-88 en un partido de trámite parejo en el que Forte, Hinkle y Rojas fueron pilares fundamentales en la victoria de un pato que consiguió 60 puntos en la zona pintada.

El partido arrancó con poco gol, muy friccionado y con poco basquetbol. Se veían muy pocas canastas, las cuales eran convertidas por Belardo para las alas negras y por Forte del lado del local. A falta de 7 minutos el goleo comienza a levantar, sobre todo del lado ateniense donde Gonzalo Álvarez y Alex López encontraban sus puntos y sumado a la intensa defensa el equipo de Palermo llegó a abrir hasta 9 puntos. Dicha renta forzó el minuto el minuto del “Sapo” Rovira, el cual le cambió la cara totalmente al pato. De la mano de Forte, Dane Johnson y Martín Osimani pone un 11-2 para quedarse a solo un punto al final del primer cuarto. El mismo se iba 22-21 a favor del visitante.

Siguió la paridad en el arranque del segundo chico, con Pelacoco cargando a Atenas y con un gran ingreso de Rojas el cual era el arma ofensiva del elenco de Villa Biarritz. A medida que pasaban los minutos la paridad seguía reinando en el score, el partido era un constante intercambio de puntos. Luis Hernández era el arma ateniense, fue incontenible en este segundo cuarto anotando una enorme cantidad de puntos, pero Forte y Rojas seguían pensando en la zona pintada para que el partido siguiera siendo parejo. Sobre el cierre el reingreso al campo de Gonzalo Álvarez fue acompañado de una catarata de puntos los cuales le permitieron a Atenas irse al descanso largo 45-37.

En el comienzo la dupla boricua de Atenas le daban la chance de tomar hasta 10 puntos de renta, pero el pato se recuperó rápidamente de la mano de los Osimani y de Dane Johnson para achicar. Un buen pasaje de Alex López ayudaba a las alas negras a mantenerse en cabeza, pero en ese momento comenzó el show de Charles Hinkle. A pura bomba el norteamericano le daba la chance de pasar a ganar al pato luego de un largo rato y a partir de esa seguidilla de Hinkle se transformó más que nunca en un partido de gol a gol, con Pelacoco como estandarte ateniense y un gran trabajo colectivo de Biguá. La paridad siguió siendo absoluta hasta el final del cuarto, el cual cerró 72-71 a favor de Atenas.

El último cuarto siguió con la misma tónica, punto por punto. Belardo del lado de Atenas y Hinkle en Biguá. Fue así hasta que el local pisó el acelerador y de la mano de Forte y Rojas empezó a alejarse en el score. El buen momento de Biguá fue acompañado por el peor momento de Atenas el cual afectado por el cansancio de sus figuras parecía vagar sin rumbo en el rectángulo de juego. Apenas unos impulsos individuales lo mantenían en juego, pero fueron completamente inútiles cuando la labor de Cameron Forte y de Martín Rojas fue decidieron matar el juego. El score final no fue acorde al trámite, pero el buen nivel en el cierre de Biguá derivó en este “mentiroso” 105-88.

Cameron Forte fue el goleador y figura de Biguá con 30 puntos y 8 rebotes, seguido por Martín Rojas quien desde el banco puso 18 unidades (7/8 en TC) y por Charles Hinkle con 17 puntos, 6 rebotes y 7 asistencias. En Atenas Luis Hernández con 36 puntos y 7 rebotes fue el mejor, seguido por Gabriel Belardo con 20 unidades y 9 asistencias y también por Gonzalo Álvarez quien puso 20 puntos y 7 rebotes.

Deja tu comentario...