Es miércoles y llega una nueva edición de Memorias. En esta ocasión tocará hablar de una estrella que no llegó a brillar en la mejor liga del mundo. Hablamos de Len Bias, jugador seleccionado por los Boston Celtics en el Draft de 1986 pero que nunca llegó a debutar, 36 horas después de ser seleccionado sufrió un paro cardíaco por sobredosis de cocaína y falleció sin poder deslumbrar con su juego.

Leonard Kevin Bias, su nombre completo, nació en 18 de noviembre de 1963, jugó en la Universidad de Maryland, dónde se graduó y fue seleccionado en el segundo lugar por los Boston Celtics en el draft de 1986. Su carrera quedó trunca, con el afán de celebrar los últimos días antes de convertirse en profesional, tomó la decisión equivocada de consumir cocaína en uno de los dormitorios del instituto, provocandole arritmia y un posterior paro cardíaco. Fue así que el 19 de junio de 1986, el joven pasó a descansar eternamente, dejando las dudas del reinado que pudo haber marcado en la cancha.

Según Red Auerbach, en aquel entonces Coach de los actuales campeones, la muerte de Bias fue el golpe más duro a la ciudad de Boston desde la muerte de Jhon Kennedy. Se esperaba mucho de el, un alero con gran capacidad atlética y buen tiro, del que Larry Bird había pedido que seleccionen para seguir aumentando el palmares de los orgullosos verdes. Este hecho generó un gran cambio, no sólo en la NBA si no que también en el parlamento, las políticas anti-drogas se hicieron cada vez más fuertes, se creó la “Ley Bias” que se encarga de controlar este tipo de situaciones.

Entrando en el deporte naranja, la carrera de Bias comenzó en el Northwestern High School, para luego ir a la Universidad de Maryland. Sus comienzos no fueron los mejores, lo veían como un jugador tosco y en su primer temporada en la NCAA apenas promedió 7.2 puntos, entrenando fue mejorando y los premios llegaron. En su tercer año fueron 18.9, 23.2 en la cuarta y última temporada, dónde ganó el premio All-American y era nombrado el mejor jugador de la Conferencia Costa Atlántica. Uno de sus competidores era un tal Michael Jordan, se enfrentaron alguna que otra vez y ambos prometían que iban a dominar en la mejor liga del mundo, pero la tragedia nos privó de lo que pudo haber sido una gran rivalidad. En uno de sus juegos, Jordan anotó 21 puntos y 12 rebotes pero el máximo anotador esa noche fue Len con 24 unidades. Pese a tener la misma edad, Jordan llegó a la NBA dos años antes, pero no porque le hayan faltado ofertas al hombre de Maryland, si no, porque llegó una llamada de Auerbach con una oferta que no pudo rechazar. Red le pidió que se quede esos años en la universidad para poder ficharlo, pasando por un gran momento los Celtics poseían picks bajos y no sería hasta 1986, mediante traspaso con los Sonics, que tendrían una elección alta. Sin dudarlo, Bias aceptó y se quedó dominando en el instituto hasta que la hora llegó.

Su juego era envidiable, un muy buen tiro en suspensión sumados a que era un gran defensor y tenía un talento innato pocas veces visto. Le valió para ser el máximo anotador de su universidad y de la conferencia de la Costa Atlántica, el cuarto mejor reboteador, tener el mejor porcentaje de libres y unos números de 23 puntos y 7 rebotes de promedio en su última temporada. Una buena forma de presentarse ante sus nuevos compañeros, Larry Bird, Kevin McHale y Robert Parish, entre otros. Con estos entrando en la veteranía, Auerbach fue por un joven que pueda dominar y continúe con el dominio celta, pero tantos focos lo desviaron del camino y no se pudo terminar dando. Una muestra de su talento son las palabras de Mike Krzyzewski, entrenador de Duke y ex técnico de la selección de Estados Unidos, En mis más de 20 años como entrenador en Duke, sólo he visto a dos jugadores que de verdad me hayan impresionado: Michael Jordan y Len Bias”. Un hombre que de esto sabe muchísimo, que prefirió desarrollar jóvenes antes que dirigir estrellas en la NBA. La presión mediática era grande, ser una de las estrellas de los Celtics lo deslumbró, se ganó un gran contrato de Reebok que quería competir con la famosa estrella de Nike, Michael Jordan. Muchas presiones que lo llevarían a cometer el error de su vida.

https://twitter.com/TerrapinHoops/status/744536919611150336?ref_src=twsrc%5Etfw&ref_url=https%3A%2F%2Fwww.washingtonpost.com%2Fnews%2Fearly-lead%2Fwp%2F2016%2F06%2F19%2Fremembering-len-bias-30-years-after-his-death-he-was-it%2F&tfw_creator=cindyboren&tfw_site=WashingtonPost

Volviendo a esa noche, Bias había vuelto de Massachusets a festejar con sus amigos, compraron alcohol y se dirigieron al instituto. Algo curioso, en el camino policías los pararon y les iban a requisar la bebida, pero al darse cuenta de quién era el chico, los dejaron seguir, aconsejando que disfruten a lo grande que merecido lo tenían. Los compañeros y director técnico de Len, fueron investigados y hasta procesados por ser responsables, la posesión de esa nueva droga le valió varios años de prisión a algunos. Y definitivamente tuvo un impacto político, demócratas y republicanos se unieron y crearon la ley antes mencionada, para controlar cada vez más el consumo y posesión, en ese entonces no se sabía del todo los efectos secundarios y fue ahí que hubo un punto de inflexión. Su madre, luego de la tragedia se transformó en una activista en contra de las drogas pero las horas malas siguieron, cuando dos años después, su hermano menor, Lenny, iba a ser asesinado en un estacionamiento por disparos. Por su parte, el padre de los Bias, se dedicaría a luchar por el control de armas, dos hechos inoportunos que cambiaron sus vidas y que ahora buscan que otras familias no pasen por lo mismo.

Queremos destacar como era su juego, Krzyzewski hizo varias referencias de el y su juego, a de más de la frase anterior, Coach K estuvo más de 25 años como entrenador. “Len era un gran atleta con una mayor competitividad. Creo que pudo haber sido uno de los mejores de la NBA, el era un creador. La gente asocia el término armador con los bases pero no para mi es alguien que puede hacer cosas que otros no. Como Jordan, Bias lo era. Encontraba la forma de anotar sin importar como lo defendieran. Sabías que de una forma u otra iba a terminar con la jugada.

Tal vez sean cosas del deporte, pero el golpe a la ciudad de Boston fue grande, casualidad o no, los Celtics pasaron 22 años sin ganar el anillo, ese fue el último campeonato hasta la llegada de Kevin Garnett y Ray Allen, quienes junto a Paul Pierce, levantaron el banner 18 para los orgullosos verdes.

Para cerrar esta edición, el Draft de 1986, es llamado como el Draft maldito. Una camada con varios talentos que por distintas circunstancias no pudieron sobresalir. El pick 1, Daugh Daugherty, seleccionado por los Cavaliers, no tuvo mucha suerte y terminó opacado por las lesiones, retirandose con 28 años. Chris Washburn, pick 3 por los Warriors, con unos cuantos problemas en la universidad, falsificando notas entre otras cosas, fue positivo en controles antidopaje, luego de le tercer incidencia fue expulsado de la liga. Kenny Walker, William Bedford y Ron Tarpley también iban a tener carreras truncas. El primero plagado de lesiones se tuvo que retirar sin llegar a los 30, mientras que los otros dos también tuvieron problemas con las drogas, durante su paso por la mejor liga del mundo y luego de retirados. Viendo la mitad del vaso lleno, se destacaron Ron Harper (Nº 8), John Salley (Nº 11), Dell Curry (Nº 15), Scott Skiles (Nº 22), Arvydas Sabonis (Nº 24), Mark Price (Nº 25), Dennis Rodman (Nº 27), Jeff Hornacek (Nº 46) o Drazen Petrovic (Nº 60).

El mundo lamenta la muerte de Len Bias, no solo por lo que pudo haber generado en una cancha de basket, si no por como la fama puede afectar a los individuos. Abrumado por las emociones, se sintió inmortal y terminó cometiendo el error que le costó la vida.

Deja tu comentario...