Foto: Paulo Petkoff.

Uruguay recibe a Puerto Rico el jueves 29 a las 20:30 por la quinta ventana de la eliminatorias rumbo a China 2019. No es un punto más, ambos con récord de 5-3 buscarán quedar con la parcial ventaja y en puesto de clasificación directa.

Muchos condimentos tendrá este juego, la inaguración del ANTEL Arena como centro deportivo, el debut de Rubén Magnano como entrenador de la selección y el plus de quedar tercero, por encima del rival de turno. Todos factores que harán de una gran noche de basketball en nuestro, ahora, máximo escenario.

¿Ganar nos asegura clasificar? No, aún no. Pero sería un gran paso, se tomaría ventaja sobre nuestro rival directo, ya que el mejor cuarto probablemente sea Républica Dominicana del otro grupo. Esa ventaja nos daría la posibilidad de definir todo en la última fecha, cuando visitemos a Puerto Rico, aunque si se consigue algún otro punto en el camino, acá vs Estados Unidos o en México, llegar con ventaja no solo de balance, si no, sobre el rival.

Es un partido complicado, los caribeños juegan bien al basketball, con alto ritmo y buenos porcentajes de tres puntos, ritmo que no debe caer nuestra selección si no quiere sorpresas.

La ilusión está, el equipo respondió de gran manera desde la llegada de Marcelo Signorelli, con una buena AmeriCup, compitiendo frente a Estados Unidos por 35 minutos, y en el camino de estas eliminatorias.

Hay equipo, hay unión, más allá de lo que se habló tras la salida de Signorelli, se los vio juntos y concentrados la mayoría de los partidos. En Olavarría, en los entrenamientos previos se veía, se sentía ese sentido de pertenencia entre compañeros, que después plasmaron de gran manera en cancha para lograr un punto histórico. Una victoria frente a Argentina luego de 14 años y la primera en suelo de ellos.

Presión en el buen sentido, desde el mundial de 1986 en España que no participamos, y esta puede ser la chance de volver. El sistema de ventanas nos benefició, no sufrimos tanto las ausencias como otras selecciones y jugar en nuestra casa nos da un plus que con el formato anterior no se daba. Le da la posibilidad al público de sentirse identificado con un grupo que sabe a que viene, a ganar y a dejar a Uruguay a un paso del Mundial.

Dependemos de nosotros, soy jóven, no tengo mucha memoria pero esta es la primera vez, para mí y mis compañeros de DobleyFalta, que vemos a la selección estar así de cerca y nos emocina un montón. Sabemos que no va a ser nada fácil, que cuando la naranja vaya al aire los nervios pasarán por todos los presentes, pero la confianza en el plantel está y con la celeste demostraron crecer.

Lo mejor para el jueves, van a ser cinco en cancha pero con el apoyo de tres millones, porque así, todos juntos apoyando, vamos a ir a China 2019.

Deja tu comentario...