San Lorenzo conquistó la Liga de las Américas y ratificó lo que muchos pensábamos, es el mejor equipo del continente. 

No fue un año más Boedo, después tantos títulos locales, San Lorenzo pegó el zarpazo a América y fue por el torneo continental más importante. La gran apuesta del año para el azulgrana era la Liga de las Américas tras un frustrante Final Four perdido en el 2017, cuando todos lo daban como favorito. Este año si lo hizo, y en si casa.

La LDA nunca es sencilla, donde el poderío de la ligas de Brasil y Mexico, sumado al gran momento de Guaros de Lara, le hacen fuerte a una Liga Nacional que venía sufriendo años y años de sequía. ¿Qué otro equipo podía romperla? Ninguno, solamente San Lorenzo. Y allí fue el Ciclón, con partidazos y también sufriendo, gritó campeón de América por primera vez. 

Tuvo que pasar una Fase Inicial en Talca (Chile) más que complicada, con dos rivales brasileños y el local Español. El Ciclón salió ileso ante Mogi (Finalista) y Paulistano, quien conquistaría la NBB meses después, y también aplastó al el equipo transandino. 

La dirigencia esta vez cedió no ser local en la Fase preliminar y buscó la sede de una semifinal, algo que consiguió. San Lorenzo enfrentó a Ferro, Fuerza Regia y nuevamente a Mogi das Cruzes. San Lorenzo tuvo que sudar contra Ferro y Mogi, teniendo al Penka Aguirre y Gabriel Deck en un gran nivel. San Lorenzo seguía invicto, pero asomaba un duro rival en el Final Four, Mogi das Cruzes que siempre hacia frente.

La definición también se hizo en el Polideportivo de San Lorenzo, que debía enfrentarse contra Estudiantes de Concordia en la Semifinal. Allí los dirigidos por Gonzalo García no dieron pie a sorpresas, aplastaron a su rival con 30 puntos de Gabriel Deck. Lo esperaba Mogi nuevamente, pero en la Gran Final. 

Rival durísimo se le presentaba al Ciclón en el último partido del torneo, pero ya sabía que en ambas oportunidades había salido victorioso. Mogi contó con un Tyrone Curnell brillante, pero no le alcanzó. San Lorenzo demostró ser el mejor equipo del continente, no había perdido y tampoco lo haría en la final. El marcador terminó 79-71 y Boedo vivió una fiesta. 

El Cuervo se consagraba por primera vez como campeón en la Liga de las Américas y lo hacía de forma invicta, derrotando en 3 oportunidades al otro finalista, Mogi das Cruzes. 

El MVP del torneo fue Gabriel Deck, hoy jugando en el equipo más importante del mundo fuera de la órbita de la NBA, el Real Madrid. En esa noche soñada el Tortu colocó 22 puntos y tomó 10 rebotes. 

Capítulo aparte para el artiguense Mathías Calfani que se transformó en el primer uruguayo campeón de Liga de las Américas. Ni siquiera García Morales lo había logrado, mayor anotador en la historia del torneo. 

Deja tu comentario...