Santiago Vescovi fue el líder que mostró el Uruguay Elite Team en el NBA G-League International Challenge a pesar de ser el más joven del equipo con tan solo 18 años recién cumplidos. 

 

El futuro llegó, tiene nombre y apellido, Santiago Vescovi. Sin dudas, la aparición más grande de nuestro básquet en los últimos años. En el Antel Arena lo demostró. No le pesó para nada llevar la base de un equipo adulto que al frente tenía equipos como Bayern Munich, uno de los presupuesto más caros de Europa, el combinado de la G-League o el propio Flamengo, uno de los más poderosos del continente americano.

Con 18 años cumplidos hace poco más de una semana, fue quien ordenó y dirigió los ataques del equipo que tenía en la dirección técnica a Edgardo Kogan. Estuvo a la altura e incluso se llevó los elogios de varios adversarios, que quedaron sorprendidos por el nivel mostrado por el pibe.

Desde la cancha contagió a las tribunas del hermoso Antel Arena, cuando se soltó y jugó con alegría sacó varias sonrisas y sobre todo, muchos aplausos. Santiago es talento natural. Es orden y desparpajo, como quedó en evidencia cuando se la quiso volcar en la cara a los 2.11 de Greg Monroe, el mismo que disputó nueve temporadas en la NBA entre 2010 a 2019 con promedios de 16 puntos en una temporada. Su gran actuación no solo se vio reflejada en el campo, también en las estadísticas. El pibe que ahora se encuentra en la Academia Global de la NBA ubicada en Australia, fue el máximo anotador del equipo con 10.7 puntos, además de 3.3 rebotes y 2.3 asistencias por juego.

El talento lo tiene. Su condición de líder, dentro de la cancha, fue notoria. Está claro que Santiago será pieza fundamental en nuestra selección adulta en los próximos años. Habrá que rodearlo de la mejor de las maneras, que de seguro buenos cosas pasarán.

Deja tu comentario...