Foto: dobleyfalta.com

Uruguay se quedó con un gran triunfo sobre Puerto Rico por 64-62 en el primer juego en el Antel Arena y de Rubén Magnano como entrenador. Un punto que nos deja terceros y en puestos de clasificación al Mundial de China.

Mathias Calfani fue la figura de la noche, metió dos triples en los últimos minutos y una tapa en la última defensa, terminó con 11 puntos, 6 rebotes y 2 tapas en 23 minutos de juego, luego del encuentro, en zona mixta charló con nosotros y nos dijo lo siguiente:

El debut del Antel Arena como escenario deportivo, “Fue increíble, esa fue la primer sensación que tuvimos cuando llegamos el primer día. Mirar para arriba y ver lo que es este estadio, estuve en dos así, el de Toronto Raptors y este pero acá hay algo sentimental, algo propio que no se compara con nada. Tenemos que tratar de hacerlo nuestra casa, nuestra fortaleza y defenderlo como sea.

Las ventanas han sido cuestionadas por jugadores y entrenadores pero dan la posibilidad de jugar en las tierras de cada uno y ante la gente, “Cada vez que hablaban de que las entradas se estaban agotando, nuestros amigos y familia nos pedían pero no había. Hace tiempo que se estaban comprando y nos hacía soñar. Nos imaginábamos cómo iba a ser el momento de entrar a la cancha, de el himno. Creo que fue como lo soñamos, invito a la gente a que nos siga apoyando, que siga acompañando que vamos por buen camino. Quizá no vamos a lograr grandes cosas ahora pero es un comienzo para algo importante.

Uruguay defendió muy bien, bajó el ritmo de juego y el goleo pero en ataque por momentos abusó del pick and roll buscando a Esteban Batista y ellos aprovecharon, “Son momentos que atraviesa en el juego, momentos anímicos, físicos. En algunos ellos estaban desgastados y nosotros no pudimos aprovecharlo para sacar 12-15 puntitos, nos manteníamos 7-9 arriba hasta que vino la remontada de ellos. Cada vez que hacían posesiones cortas, de 10 segundos o menos nos anotaban triples o cerca del aro, a la medida que los pudimos llevar a nuestro juego, al cinco por cinco, ordenar el equipo adelante. Sabemos que nuestra mayor arma es Esteban pero no tenemos que tratar de que el defina siempre, si no que el nos haga terminar a nosotros, que arrastre marcas que lo hizo excelente y metió como un caballo como todo el equipo.

Mathias puso dos triples sobre el final, uno faltando segundos para desempatar, pero también estuvo más que atentó en las ayudas y poniendo tapas claves en el cierre, “(Risas) Valoro mucho más lo otro, los triples se que van a caer. Me esfuerzo y entreno todos los días para meter en los momentos importantes, pero valoro mucho más lo otro, es mi escencia, es lo que me gusta y lo que nos hace ganar. Que todos demos un paso adelante, muchas veces no se ve en los números pero creo que todos dimos ese paso adelante, una ayuda, una finta, un buen bloqueo para que el grande no tome el rebote. Son todas cosas que necesitamos como nadie, porque otros tienen otro poderío ofensivo, pero nuestro poderío es la defensa y tenemos que sumar en eso.

Por último le preguntamos si podíamos ir reservando hora para sacar el pasaporte y entre risas nos contestó “Ojalá, Dios quiera que si“.

Agradecemos a Mathias por su entrega en la cancha y la disposición para hablar luego del juego. Le deseamos lo mejor para el juego con Estados Unidos, a él como al resto del equipo y para la próxima ventana. Ojalá sea coronada con esa tan ansiada clasificación al Mundial luego de tantos años.

Deja tu comentario...