Milos Teodosic: De un grande a otro grande

Milos Teodosic: De un grande a otro grande

Para muchos el mejor jugador del Mundo FIBA, Milos Teodosic recorrió sus logros y su carrera de una manera particular: Se hizo una carta a sí mismo, mejor dicho al Milos de 19 años. Léela: 

Hola Milos, ahora estás diez años más viejo y nadie te llama Teo. Estás trabajando en Valjevo (ciudad de Serbia) con tu hermano y soñando con ir a algún lugar. Quizás moverte a Belgrado (capital de Serbia) para jugar en un equipo, para formar parte de una organización deportiva más grande.
 
Sos un chico común como todos tus amigos, sin maldad pero un poco revoltoso y travieso. Invertís mucho tiempo jugando en la calle con amigos y estás feliz con ese programa: ocho horas afuera, ocho en la escuela y dos para dormir. Ahora solo podés soñar con medallas y premios mientras mirás los juegos de la selección yugoslava que formaba con jugadores como Bodiroga, Djordjevic, Divac y Danilovic. Estás seguro de que es imposible obtener ese éxito o simplemente pensar en ello. Esos objetivos son muy lejanos y enormes como para alcanzarlos. Pero recuerda, Milos, estás en Valjevo ahora.
 
Entonces déjame presentarme. Soy Milos Teodosic o, como me llaman mis compañeros, Teo. Tengo 29 años y podría contarte cuán maravillosa y espectacular va a ser tu vida.
 
Tu familia es tu principal sostén a lo largo de la vida. Escucha sus consejos y confía completamente en ellos. No me refiero solo al básquet, sino a todo aspecto. Nunca te convertirás en lo que soy ahora sin tu familia. Dale muchas gracias a tu primer entrenador justo ahora, porque él te enseño cómo amar a este deporte. Él nunca te presionó para hacer un montón de movimientos o a recordar un gran número de combinaciones. Recuerda todas sus historias, él te enseñó a amar al básquetbol. Este amor es infinito. Nunca dejes la escuela, tenes que obtener buenas notas o tu entrenador no te permitirá practicar.
 
En nueve años estarás absolutamente seguro que el básquet será tu vida. Un año después de ello, jugarás en el Olympiacos Piraeus griego (será tu primer escalón profesional serio). En el 2010 la FIBA te nombrará como el mejor jugador de Europa. Es una locura, tenés solo 23, pero confía en mí.
 
Dejarás Grecia y te mudarás a Rusia, en donde tendrás altos y bajos personales. Enormes altos y dolorosos bajos. Lucharás mucho con los competidores, pero la más importante será con tu carácter. Es duro, pero serás capaz de volverte más fuerte, tomará cuatro años entender cada error y lo harás en Moscú. Pero los premios por tu trabajo duro no tendrán precio (Serás la estrella de la selección serbia y la liderarás hacia dos históricas medallas de plata, tanto en la Copa del Mundo como en los Juegos Olímpicos). Finalmente ganarás la Euroliga con el CSKA. Y cada persona en Valjevo te llamará La Leyenda.
 
Si no me creés, no hay problema. Continúa, trabaja duro. Lo verás.