Luego de ir perdiendo por 18, con una tremenda performance de su organizador, Nicolás Comas, Sporting dio vuelta un partido de alto voltaje ante Biguá y consiguió su quinta victoria al hilo.

El dueño de casa empezó con Russi, Saveedra, Árevalo, Andreoli y Nocceda, mientas que el conjunto fusionado arrancó con Silveira, Comas, Gandich, Bianchi y Suárez.

El partido comenzó muy dinámico, Biguá era muy intenso en defensa y desde el banco intentaba hacer sentir su localía, de esta manera forzando pérdidas y tiros mal tomados, lograba meter un 7-2 en los primeros dos minutos de partido y obligaba a Luis Silveira a pedir minuto. Con el pasar de los minutos, la viola comenzó a sentirse más cómodo con el partido, con un Nicolás Comas fenomenal en la base, el equipo comenzaba a mostrar algo de lo que le veníamos viendo en los últimos partidos y gracias a un triple de Felipe Silveira sobre la campana cerraba el cuarto a sólo 4 puntos luego de haber estado 12 abajo.

El inicio del segundo cuarto fue todo del pato, que, de la mano de un Árevalo exuberante  colocaba un rápido 9-0 para abrir la máxima de 13. A pesar de que le volvió a costar el inicio, otra vez la visita logró reacomodarse en el partido, esta vez con una defensa mucho más intensa, cambiando de hombre luego de cortinas y rompimientos y buscando cortar la línea de pase, para empezar a descontar. En ataque, los dirigidos por “El Bicho” Silveira se nutrían de las corridas de cancha, en este aspecto, Silveira y Gandich fueron claves para finalizar las jugadas. Un par de malas lecturas y algunas pérdidas infantiles faltando menos de un minuto, le permitieron a Biguá volver a abrir 16 puntos de ventaja, pero un rápido 5-0 de Defensor Sporting hizo que se vayan al descanso largo 47-36.

El segundo cuarto comenzó muy errático, los de Parque Rodó movían bien la bola y estaban muy intensos atrás, pero no lograban materializar todo lo bueno que hacían, mientras que los de Villa Biarritz no lograban romper la presión que proponía su adversario, por lo que hasta los 2 minutos y medio de comenzado el cuarto el marcador no se movía.
Con el correr de los minutos, gracias a un gran trabajo de Andreoli y Arevalo el pato de Villa Biarritz empezaba a sacar diferencia y lograba abrir la máxima de 18, pero un rápido 9-1 gracias a tres triples consecutivos del base Nicolás Comas, ponía a la fusión de vuelta en partido.  Sobre el final del tercero, el alero de 2.04 de estatura, Mateo Bianchi comenzó a liderar las ofensivas del visitante, yendo a la línea en más de una oportunidad. Sporting tuvo la chance de ponerse a 10 en la última bola, pero Lima no logró finalizar la jugada de buena manera, por lo que quedaron 64-52 a falta de 10 minutos por jugar.

En el inicio del último cuarto se repitió la misma tónica que en el pasado, Defensor era intenso atrás y manejaba mejor los tiempos del partido, pero no lograba culminar las jugadas, por lo que el tanteador no se movió hasta que faltando 7:23 Andreoli clavó un triplazo desde la esquina para que Biguá abra 15. A partir de ahí los dirigidos por “El Bicho” cambiaron su mentalidad, Comas tomó la batuta en ofensiva y ayudado por Silveira y Lavista metió un tremendo 9-0 para ponerse a tan solo 6 unidades faltando 5 minutos por jugar. Pero la pálida llegaría para los del Parque Rodó, faltando 4 minutos el juez le pitó una más que polémica falta ofensiva al que venía siendo el líder ofensivo del equipo, Nicolás Comas y descalificó al base del juego.

Aunque parecía que con todas estas condicionantes el partido ya estaba casi cerrado para Biguá, Defensor mostró una rebeldía impresionante, y guiados por su base Felipe Silveira y su interno Lavista, se puso a 1 faltando 1:30 y obligó a Pablo Ibos a pedir minuto. Nada cambió. Después del minuto Sporting salió decidido a llevárselo, marcando muy fuerte en defensa y buscando como se podía en ataque. La visita se terminó llevando la victoria en cifras de 75-72.

Deja tu comentario...