Uruguay y Argentina tienen todo para ser sedes del 2027, así lo confirmaron hoy en la elección que ganó Filipinas-Japón-Indonesia para organizar el 2023.

En 10 años los mejores jugadores del planeta vendrán a disputar el torneo más importante en nuestras tierras, siempre y cuando se hagan las cosas bien, pero también habrá que vencer a alguna otra candidatura fuerte. Lo cierto, FIBA volvería a Sudamérica y el Río de La Plata espera.

Tiempo, eso es lo más importante para una candidatura que superó en está oportunidad a enormes países, pero no pudo frente al poderío asiático. Centrándonos en nosotros, porque la realidad es clara y Argentina tiene todo, hay que mejorar considerablemente. 

Uruguay a nivel selección parece encontrar el rumbo, organizó una sede de la AmeriCup a la perfección y comenzó su camino a China 2019 invicto. Ya pensando en el 2027, la FUBB debe trabajar en formativas de excelente manera (Seremos sede del Sudamericano U15 el año próximo). Junto a los distintos gobiernos que estén a cargo del país hasta dicha fecha deberán pensar en infraestructura acorde a la competición, hoteles, comunicación rápida con otras sedes (algo vital en Filipinas Japón e Indonesia). Para ese entonces tendremos únicamente al ANTEL Arena como estadio para organizar un Mundial. Aún falta mucho, pero es difícil pensar en otro escenario de tal magnitud en nuestro país. 

A nivel de competiciones locales, Uruguay debe crecer y cambiar toda una organización pésima. Aunque no sea relativamente importante para recibir a la Copa del Mundo, suma y si todos trabajamos juntos es mejor. La Liga Uruguaya solamente se juega en Montevideo, no es tal. Dentro de la misma, varias instituciones juegan en otros escenarios, otras solo aceptan público local debido al riesgo de incidentes y en el Ascenso un equipo ascendió debido a una Fecha Médica vencida tras jugar dos partidos repletos de gente, sabiendo de esta situación.

HAY TIEMPO, AUNQUE NO MUCHO. 

 

 

Deja tu comentario...