Cleveland sigue sin poder dar vuelta un presente poco alentador y anoche volvió a perder, esta vez ante Orlando Magic.

Quien pensara que la noche del martes iba a ser un buen augurio para los Cavaliers, quien pensara que la visita de Cleveland a los Magic supondría una pausa en el desastre que viven lo de Tyronn Lue, que por cierto dejó el partido al inicio del segundo cuarto por problemas de salud, que no siga leyendo. Los Cavaliers continúan su caída libre desastrosa y lo hacen con partidos como el de ayer, donde fueron sometidos por Orlando (116-98).

El inicio del choque resultó balsámico para Cleveland y, visto el desarrollo posterior del partido, un auténtico espejismo. J.R. Smith metió 3 triples en los primeros minutos y los Cavs anotaron 43 puntos en el primer cuarto para capturar ya una ventaja de 12 en el luminoso, que luego se amplió a 16 en el descanso con un 51-67. Todo parecía en su sitio.

Pero llegó el tercer cuarto y el local de la mano de Jonathon Simmons se llevó por delante a los de Ohio. ¡El ex Spurs metió 22 puntos en el cuarto y Orlando endosó un parcial de 41-22 a su rival para remontar el marcador!

Si grave fue que Cleveland encajara 41 puntos en el tercer cuarto, no menos grave fue que solo metiera 9 en el último (parcial de 24-9) tras estar 6 minutos y medio sin anotar un solo punto. Parcial de la segunda mitad: 65-31. Partido cambiante, con un tiempo para cada equipo y un final inesperado, nueva derrota de Cleveland 98-116.

Simmons tuvo su gran noche. Anotó su mejor marca en la NBA al terminar con 34 puntos (22 en ese formidable tercer cuarto). El alero se hizo con 7 rebotes y metió 12 de sus 17 tiros de campo. Se fue feliz de la pista. Además, 19 puntos del francés Evan Fournier con todos los titulares del equipo local anotando 10 o más tantos.

Cavaliers tuvo a LeBron James en 25 puntos y 10 rebotes y pare usted de contar. Isaiah Thomas volvió a ofrecer una actuación errática, Derrick Rose no anotó en 15 minutos tras un 0 de 7 en el tiro. Los Cavs han perdido ya 14 de sus 21 últimos partidos y su defensa es un verdadero colador. El equipo, ahora mismo es un desastre y buscarán recuperarse esta noche cuando reciban a Minnesota Timberwolves.

Deja tu comentario...