Lakers ganó 127-109 frente a Denver, para firmar su séptimo triunfo del curso a partir del segundo triple-doble del novato Lonzo Ball.

Los Lakers querían recuperarse tras la derrota ante 76ers y la oportunidad se les presentaba ante un duro rival como Denver Nuggets. Con polémicas instaladas luego de que en la última semana nondisputara los últimos cuartos de dos partidos ante Phoenix y Philadelphia, no haber participó en un altercado ante los Suns, y sin olvidar el incidente de su hermano LiAngelo tras robar en China. Todas cuestiones que siguen retumbando en el rookie de 20 años.

Denver llegaba a los Ángeles tras aplastar a Pelicans y seguir con un récord sumamente positivo de nueve victorias y seis caídas, en una temporada aceptable para la franquicia dirigida por Michael Malone.

El segundo cuarto fue el definitivo para Denver y para el partido. En ese cuarto llegaron las expulsiones de Malone y Jokic y la lesión en la muñeca izquierda de Millsap. Parcial de 38-22 en ese segundo acto a favor de Lakers, que se fue al descanso dominando por 70-48.

En el segundo tiempo nada cambió y los Lakers lograron obtener una nueva victoria en la temporada por 127-109, ante una gran franquicia que terminó el partido con bajas importantes en su plantilla.

Los Nuggets no pudieron salir más dolidos del Staples Center. Lo de menos es que perdieran por 18 puntos ante los Lakers. Lo peor estuvo en el cómo, con su entrenador, Mike Malone, y su estrella Nikola Jokic, expulsados y con el All-Star Paul Millsap, lesionado. 

Lakers tuvo a 7 jugadores en dobles dígitos anotadores. Julius Randle hizo un partidazo con 24 puntos, 7 rebotes y 5 asistencias desde la suplencia. Entre los titulares, Brook Lopez (21 puntos en 22 minutos) y Kyle Kuzma (17 tantos) completaron la organización de juego de Ball, que terminó con 11 puntos, 16 rebotes y 11 asistencias.

Lo mejor de Denver pasó por las manos de Harris que sumó 20 puntos, acompañado por los 17 puntos de Chandler y los 12 de Barton.

Deja tu comentario...