Cuando parecía salir el sol luego de muchísimos años en nuestro básquet a nivel de selecciones, la oscuridad y el frío vuelven a aclimatar el medio. Sin duda alguna, la jornada de hoy es de las más oscuras de los últimos años para el deporte naranja en nuestro país. No es simplemente la salida de un entrenador, es el fin de un proceso, que con más aciertos que errores iba por el buen camino, y nos volvía a esperanzar con la vuelta a un Mundial. 

Lo que hace unas horas, por lo menos para quienes están por fuera de la cúspide dirigencial de la FUBB, cuerpo técnico y jugadores, eran certezas, ahora son incertidumbre. Por delante aparecen los decisivos encuentros ante Puerto Rico y Estados Unidos en el Antel Arena, primordiales para lograr el objetivo de la clasificación a China 2019. Si de antemano eran complicados, no imposibles, la salida del “coach” suben el nivel de dificultad un par de escalones. Su partida del mando de la selección nos hacen retroceder unos cuantos pasos en busca del sueño mundialista. Y lo que parecía cercano hoy se aleja.

Pero, no solo aparece la selección mayor en el foco de la incertidumbre. ¿Qué pasará con las tan bien trabajadas en el último tiempo selecciones formativas?. ¿Cambiará el cuerpo técnico en las selecciones formativas?. Los recientes buenos resultados conseguidos por la mayor, llevan a opacar el gran trabajo diario que se venía llevando acabo con los más chicos. Hoy no solo lo fueron a Signorelli, con él se va el “proceso”, el trabajo serio, y la búsqueda de crecimiento en todo los niveles de nuestro básquet. Tampoco se puede obviar que Uruguay va a albergar en cancha del Club Atlético Atenas un Sudamericano Masculino U15 en los primeros días de noviembre. Y lo primero que se me viene a la cabeza preguntarme es, ¿continuarán Marcelo Capalbo y Javier Isis al mando de la U15 como de las otras categorías?. Además, ¿qué pasará con el femenino?.

No solo es indescriptible el futuro de nuestro básquet, si no que de la misma manera los motivos de la salida de Marcelo lo son. A pesar del comunicado lamentable por parte de la FUBB, los motivos no quedan claros. Es que, justamente el comunicado poco claro es, además de pecar de cínico por parte de las brillantes mentes que le dieron letra al mismo. Volvamos atrás, se podría decir más que “poco claros”, poco confiables. ¿Enserio se puede creer que el despido llega debido a la “sustentabilidad organizacional” que busca la FUBB y no la encontraba en Signorelli?. Bueno, probablemente los pretextos no los conozcamos por un largo tiempo, o quizás nunca.

Esperemos que hoy la FUBB haya tomado su última peor decisión. Eso es lo que siempre se espera, pero…

 

 

 

Deja tu comentario...