Como ya le ocurriese a su ex compañero OJ Mayo el año pasado, si Zach Randolph es culpable de tráfico de sustancias ilegales podría ser expulsado de la NBA.

A pesar de que su representante niegue que las acusaciones de la policía de Los Ángeles sobre su cliente sean falsas, Zach Randolph podría enfrentarse a serios problemas si es declarado culpable de consumo y venta de marihuana, como todo parece indicar. Según los precedentes más recientes en la NBA, el jugador podría incluso ser expulsado de la liga y liberado de lo que le queda de contrato.

El jugador de los Sacramento Kings fue detenido el pasado miércoles por la policía de L.A después de que los agentes recibieran una denuncia de los vecinos a los que el atleta de 36 años estaba molestando junto a sus amigos.

La policía se presentó en el lugar de los hechos, y se encontró con bastante hostilidad por parte de Randolph y el resto de jóvenes. Tras arrestar a tres personas se incautaron de armas, marihuana y una gran cantidad de dinero en efectivo.

Randolph firmó este verano un contrato de 2 años y 24 millones de dólares con Sacramento después de ocho años en Memphis Grizzlies, donde compartió equipo con OJ Mayo, al que la NBA excluyó en 2016 por haber violado la política antidrogas de la liga.

El convenio colectivo dice claramente que si un jugador es considerado culpable, o se declara a sí mismo culpable, de un delito de distribución de una sustancia prohibida, será expulsado inmediatamente.

Mayo, de 29 años, fue el primer jugador en una década en ser expulsado de la NBA después de 8 temporadas en activo entre Dallas Mavericks, Memphis Grizzlies y Milwaukee Bucks.

En 2006, sería Chris Andersen quien fue expulsado de la NBA, cuando jugaba para los New Orleans Hornets, reintegrándose en 2008 y consiguiendo un anillo de campeón en 2013 con los Miami Heat.

Deja tu comentario...