El base Derrick Rose fue traspasado a Utah Jazz en un trade con Cleveland, y su nueva franquicia lo cortó, quedando así a la deriva sin equipo.

Los Jazz han anunciado que cortan a Derrick Rose dos días después de recibirle en el equipo el día en que se cerraba el mercado. El base de 29 años y cobrando el mínimo se queda sin equipo, aunque algunos rumores apuntan a que podría recalar en los Wizards, donde a John Wall aún le resta un buen tiempo de baja.

El corte de Rose supone otro duro episodio en la reciente carrera de quien fuera MVP de la NBA en 2011. En los últimos años, debido a sus graves problemas con las lesiones, el base no ha estado a su nivel. Esta misma temporada, se especuló con que el base anunciaría su retirada. Estuvo apartado de los Cavs, pero finalmente volvió a jugar. En total ha sumado 16 encuentros con medias de 9.8 puntos, 1,8 rebotes y 1,6 asistencias.

Rose llegó a la NBA en 2008 precedido por su primer puesto en el draft. Fue novato del año en 2009 y en 2011 se llevó el galardón de MVP. Después, la rotura del ligamento cruzado anterior de la rodilla izquierda le hizo perderse buena parte de la temporada 11-12 y toda la siguiente. En noviembre de 2013, nueva pesadilla: se rompió el menisco.
En los Bulls ya no dio más de sí. Tampoco en los Knicks, en los que estuvo una temporada. Ni en los Cavaliers, donde ha jugado sólo 16 encuentros sin apenas incidencia en el juego. Utilizado como relleno en un traspaso, ahora es cortado por los Jazz y se queda sin equipo. Son las miserias de un MVP.

Otro destino para Derrick Rose serían los Wolves, sobre todo por su reencuentro con un Thibodeau que le ha entendido mejor que ningún otro de los entrenadores que ha tenido. El técnico tiene predilección por ‘D-Rose’ y el base por él. Ambos funcionaron en Chicago Bulls y tiene todo el sentido que el destino los vuelva a juntar.

Deja tu comentario...