Trouville jugó su segundo partido en su nuevo gimnasio y cosechó una nueva victoria, fue ante Biguá por 69-66. El rojo llega a 5 triunfos y comienza a alejarse de los puestos de abajo.

Los titulares de Trouville fueron Marcos Marotta, Joaquín Izuibejeres, Todd Brown, Reque Newsome y Benjamin Puckett, por Biguá, Juan Cambón, Joaquín Osimani, Mauricio Aguiar, Alex Oirakhi y Ricardo Glenn. El pato empezó mejor y tomó la primer ventaja con Oirakhi lastimado abajo. El rojo empezaba fino de 3 y con dos bombas de Puckett y una de Izuibejeres pasaba al frente por la mínima. El inicio era igualado, con varios cambios de delantera, el local iba a poner un 6-0 para abrir 3 pero rápido Biguá contestaba con un 5-0 para volver a estar arriba. Brown era el destacado del rojo y le iba a dar la chance de irse el primero arriba 19-17.

En el segundo, el rojo defendió en una zona 2-3, que sumado al buen pasaje de Puckett en ataque sacaba 6. A Biguá le costaba anotar ante esa zona, hasta que luego del minuto de Kogan la rompió dos veces seguidas para ponerse a 1 y los dirigidos por Tito volvieron al hombre. En el pato, Oriakhi y Glenn sacaban ventajas cuando Newsome o Puckett descansaban. Brown volvía a aparecer para darle tranquilidad a los locales, con 5 puntos al hilo ponía a su equipo 33-27. En Trouville, los extranjeros aportaron 27 de los 36 puntos del primer tiempo. Al descanso largo se fueron 36-33.

En el tercero, Marotta tomaba protagonismo, colocaba 5 puntos al hilo y el rojo estiraba a 8 la diferencia. Pero Biguá, como a lo largo de la noche, atacaba en la pintura con los extranjeros que generalmente sacaban la falta. Un 6-0 de la visita lo dejaba a una posesión, pero dos errores en ataque causaron dos pérdidas y dos dobles en corrida para que el rojo logre abrir 6 y forzó a Kogan a pedir minuto. A puro libre, la visita descontaba y se ponía a un balón, tuvo varias chances de empatar o pasar al frente y las desaprovechó. Al último se fueron 53-52.

El último arrancó con un doble de Osimani, que después de un largo rato, volvía a dejar a su equipo al frente. Marotta, con un tiro de circo cuando se iban los 24, le devolvía las riendas del marcador a su equipo, que con un 5-0, recuperaba 4 de ventaja. El goleo bajaba, no porque las defensas se impusieran si no porque los ataques eran desprolijos. Aguiar con penetraciones achicaba la diferencia, pero del otro lado aparecía Newsome con buenas lecturas y aportaba los puntos necesarios para mantener distancias. Faltando 1:15, luego de un triple de Izuibejers parecía que el rojo se iba a quedar con el punto, pero, otra vez con libres, la visita descontaba. El rojo no podía cerrarlo ya que fallaba varios libres cuando cortaban a sus jugadores, Biguá aprovechaba y seguía reduciendo. El suspenso lo puso Brause, cuando metió los 3 libres y puso a dos a su equipo, 68-66, con 17 segundos en el reloj. Izuibejeres fue a la línea y marró los dos, Aguiar bajó el rebote y trató de correr la cancha, tiró apurado y erró. El rebote fue de Puckett que se la entregó al capitán para que vaya a la línea, metió el segundo y dejó el tanteador en cifras de 69-66.

En Trouville:

Todd Brown (20pts, 14reb), Marcos Marotta (15pts), Benjamin Puckett (12pts), Joaquín Izuibejeres (9pts).

En Biguá:

Ricardo Glenn (17pts, 12reb), Alex Oriakhi (15pts, 7reb), Mauricio Aguiar (13pts).

Deja tu comentario...