Stephen Curry protagonizó uno de los bloopers de la pasada jornada en la NBA.

Anoche Golden State Warriors visitó a Los Ángeles Lakers en lo que fue una nueva jornada de la NBA. Promediando el tercer cuarto, Curry robó un balón, se fue solo contra el aro rival, pero no logró definir ya que se resbaló y estuvo a punto de perderla. Para colmo, la jugada terminó con un intento de triple que ni siquiera tocó el aro.

De todas maneras los campeones se quedaron con el triunfo de forma clara.

Deja tu comentario...