Luis Scola se transformó en el segundo máximo anotador en la historia de los Mundiales, superando al australiano Gaze.

Los que siguen el día a día del básquetbol internacional y consumen medios argentinos, sabían que hoy podía ser un día especial para el capitán albiceleste. Luis Scola estaba muy cerca de conseguir otra nueva marca en su rica carrera, ser el segundo máximo anotador de los Mundiales. Lo hizo.

Primero Argentina debía ganarle a Nigeria para asegurarse un lugar en la siguiente ronda y lo hizo jugando un segundo tiempo en alto nivel y con su capitán como máxima figura. De yapa, se transformó en el segundo máximo anotador de la historia con 611 tras anotar 23 puntos.

Luis, con sus 39 años, superó al ex jugador australiano Andrew Gaze y quedó detrás de Oscar Schmidt, la leyenda brasileña que parece insuperable con sus 906 unidades.

Scola, ORO en Atenas 2004, sabe que tiene por lo menos tres partidos más para seguir ampliando su marca histórica en Copas del Mundo.

Deja tu comentario...