El equipo Sub 23 de Capitol tuvo que pasar por varias aventuras para poder jugar el torneo que comienza mañana. Gracias a la voluntad de sus jugadores, logramos acceder al diálogo para poder contársela a ustedes. 

El Club Sportivo Capitol podrá jugar el Torneo U23 “Metro-DTA” gracias a la movilidad de sus jugadores. La realidad marcaba que el club no podía financiar dicho torneo, y eso fue anunciado en una reunión que tuvieron junto a integrantes del plantel de Sub 23. A partir de ahí, el equipo pasó por momentos de felicidad, pero también con la incertidumbre de saber si iban a poder jugarlo.

¿Por qué felicidad? Era un hecho que el campeonato iba a durar un año y eso le va a dar la oportunidad de jugar constantemente, pero a la vez tenían que buscar recursos para pagar los costos del mismo. Lo cierto, es que mañana miércoles debutan frente a Cordón de visitante y toda esa incertidumbre ya no está, todo pasó a ser alegría. 

Para saber un poco más sobre todo esto, dialogamos con Maximiliano Barboza, Ala-Pivote del equipo y también uno de los encargados de guiar esta aventura a buen puerto. El jugador de 19 años de edad nos comentaba que había mucha alegría en el ambiente producto de la noticia que anteriormente mencionábamos, el torneo será anual: “Un torneo de dos meses (anteriores) y un parate enorme, generó la ida de varios chicos del deporte”. Capitol, más allá de eso, sufrió las bajas por edad de varios jugadores, algo que le pasa a todos los equipos, pero la cantidad de jugadores siempre es distinta. Por ejemplo, Malvín presentará a dos equipos. Maxi nos comentaba que esta generación no es muy numerosa, son varios juveniles (él incluido), y eso también pasaba a ser un gran problema. Sin embargo, comenzaron a entrenar en febrero junto con las demás categorías de formativas (el torneo U23 ahora pasa a ser de formativas): “A medida que el torneo iba tomando forma, también se iban acercando más jugadores para participar del mismo. La gran mayoría eran conocidos, o también algunos ex compañeros de equipo que querían volver al Club”, nos comentaba Maximiliano. Equipo había. 

La gran mayoría eran del Club o con algún pasado en la institución, por eso también buscaron agotar todos los recursos para jugar con el nombre de la institución. En los primeros días de marzo, la directiva “blanquinegra” llamó a varios integrantes del equipo para reunirlos y contarles la realidad del club. Siendo concretó, les comunicaron que no podían financiar la totalidad del torneo: “Todos eramos conscientes de la situación que atraviesa Capitol, club de barrio, era complicado tener que encarar tres torneos al mismo tiempo, formativas, el nuestro y el más importante, El Metro”, nos afirmaba Maximilano, que también nos decía lo siguiente: “Desde la primer charla nos sentimos muy agradecidos con los dirigentes, sobre todo por la sinceridad que tuvieron, pero también por el apoyo que brindan dentro de las posibilidades que tiene el club”

A partir de ahí, de conocer a la realidad que se tenían que enfrentar, evidentemente varios integrantes que conformaban el equipo mostraron signos de desconfianza sobre la posibilidad de jugar. Reuniones tras reuniones, la cosa cambió y las chances de jugar se iban incrementando: “Hicimos de todo un poco, buscamos todas las alternativas posibles, movida en las redes sociales, contactos personales y varias cosas más. Por suerte y para la alegría de todos nosotros, logramos juntar el dinero y así poder participar del torneo”. Hoy el equipo Sub 23 de Capitol se encuentra entrenando con 12 jugadores y pensando en lo que será el transcurso del torneo. Sin lugar a dudas, esta aventura que tuvieron que pasar para conseguir fondos suficientes y así sustentar el torneo, le dará una motivación extra, pero Maxi también hace referencia a los rivales que tendrán que enfrentar: “Nos vamos a medir contra varias instituciones muy grandes, eso nos sitúa en una posibilidad única para mejorar y aprender. Llegamos al torneo con la idea de disfrutarlo, después de todo, participar del mismo nos genera una gran satisfacción”. La división “Metro-DTA” cuenta con equipos de gran calibre, como lo son Bohemios (junto con Biguá de los mejores en formativas), Tabaré, Larrañaga, Cordón entre otros. 

Capitol debutará en la Primera Jornada al último nombrado, Cordón. El encuentro será mañana desde las 21hs, en el Gimnasio ubicado en Calle Galicia, esquina Gaboto, recinto del club albiceleste.

Por último, Maximiliano nos comentó lo siguiente: “Tanto el grupo, como el cuerpo técnico, somos conscientes que tenemos un gran plantel, le podemos dar pelea a cualquier equipo”. También agregó, “vamos a tomarlo con la mayor seriedad, porqué jugamos con el nombre de nuestro club, y siempre agradecidos a la dirigencia, como también a las personas que nos apoyaron. Nos espera un año de cosas positivas y sin dudas de aprendizaje”.

Para nosotros fue un placer contar la realidad de este grupo de chiquilines, que sin dudas, van a disfrutar del torneo como ningún otro equipo, o quizás como varios equipos. Participar de un campeonato es muy complicado para cualquier institución de barrio, ni se imaginan en tres. Agradecemos profundamente a Maximiliano Barboza y Marcos Olivera por la posibilidad que nos dieron de narrar la aventura que realizaron para poder competir por Club Sportivo Capitol. ¡Mucha Suerte!

Deja tu comentario...