En Boston anoche el equipo local revirtrió seis puntos en veinte segundos ante Oklahoma en lo que fue un verdadero final para el recuerdo.

Oklahoma City Thunder aún se debe estar preguntando cómo perdió anoche en el TD Garden. El equipo de Billy Donovan ganaba 94-99 con 16 segundos por jugar y terminó perdiendo 100-99 de una forma inesperada. La pista y la afición local estallaron de alegría.

Con 94-99 en el marcador, Terry Rozier enchufó un triple para poner el 97-99. Quedaban 12 segundos y Boston andaba a la desesperada. Falta rápida sobre Carmelo Anthony y… ¡Melo falla los 2 tiros libres! Impensable, pero real. Llega el turno de los Celtics y… ¡triplazo de Marcus Morris para situar a los suyos con un ganador 100-99 con 1,2 segundos por jugar! Russell Westbrook no pudo en la última jugada evitar la derrota. El milagro se había completado.

Espectacular remontada en los últimos segundos con Rozier y, sobre todo, Morris como grandes héroes y Anthony como gran villano.

En los Celtics, además de Morris, quien hizo el triple y 21 puntos, estuvieron muy bien el propio Tatum, doble-doble con 23 puntos y 11 rebotes, junto con 4 asistencias, 1 robo y 1 tapón, y Rozier, muy completo merced a sus 14 tantos, 6 rebotes, 6 asistencias y 2 robos. Desde el banquillo, Greg Monroe y Shane Larkin dieron consistencia a los locales, en un choque muy parejo donde la máxima ventaja fue para los Thunder (10 arriba) y donde se entró en el último cuarto con todo muy igualado (73-75).

OKC, por su lado, sigue cuarto del Oeste, 43-30 y margen suficiente de cuatro victorias sobre los Nuggets que no hace peligrar su presencia en los próximos playoffs. Su lucha ahora se centra en terminar la Liga Regular como cabeza de serie. Westbrook anotó 27 tantos, 8 rebotes y 7 asistencias, volvió a ser el mejor de los suyos al lado de Paul George, 24 puntos y 13 capturas. Todo el banquillo de los Thunder únicamente aportó 10 puntos, 6 rebotes y 3 asistencias.

Deja tu comentario...