Un día como hoy, pero en el año 2004, Argentina derrotó a Serbia y Montenegro con un doble casi imposible de Manu Ginobili, que fue recordado como “el doble de la palomita”. 

Ese día y con ese doble agónico, la albiceleste comenzaba su camino a la gloria en Atenas 2004 y nada más, ni nada menos que derrotando a Serbia, rival con el cual perdió en la Final de la Copa del Mundo de Indianapolis 2002.

Deja tu comentario...