Luis Scola fue la gran figura que tuvo Argentina en la victoria semifinal ante Francia. Repasa con imagenes todo lo que hizo “luifa”.

 

Luis Scola es, quizás el mejor jugador de la historia del básquet argentino, solamente discutible con lo realizado por Manu Ginobili. A sus 39 años de edad sigue escribiendo la historia con sus con su puño y mano. El ala pivot, parece que cuanto más viejo se pone, mejor juega. No es casualidad. Scola es un ejemplo, tanto dentro, como fuera de la cancha. Muestra de eso, previo al Mundial estuvo cuatro meses internado en su casa de campo, levantándose todos los días a la salida del sol, con tres entrenadores personales.

En la victoria que mete a los argentinos en la final, el eterno capitán fue la gran figura. El ex Houston Rockets terminó el encuentro con 28 puntos, 13 rebotes y 2 asistencias.

https://twitter.com/cabboficial/status/1172539021320474625

 

Deja tu comentario...