#ConociendoA Patrick Williams

#ConociendoA Patrick Williams

Seguimos con esta sección de #ConociendoA dónde hoy toca conocer a la sorpresa elegido por los Chicago Bulls, del reciente NBA Draft, el alero Patrick Williams.

Por Max Pérez.

De las joyas que menos publicidad tuvo pero al nivel de cualquiera de los elegidos en la lotería, Williams sorprendió al haber sido elegido en la cuarta posición antes de jugadores como Deni Avdija, Obi Toppin o Killian Hayes, entre otros. Aunque silencioso, Williams tiene un curriculum para buscar justificar ese cuarto lugar y elección temprana.

El generación 2001 nació en Charlotte en el estado de Carolina del Norte del país norteamericano y jugó en el cuadro mayor del high school de West Charlotte. Titular en sus cuatro años, Williams tuvo un tercer y cuarto año espectaculares inclusive siendo elegido el jugador del año del área de Mecklenburg en su último año, promediando números monstruosos: 22.1 puntos, 9 asistencias, 2.8 tapas y 3.1 asistencias. Lideró a su cuadro a un campeonato estatal ese mismo año. Tanto rendimiento lo dejó jugar en el Jordan Brand Classic 2019, juego dónde los mejores talentos del high school son elegidos para disputar un partido entre ellos antes de partir al básquet colegial o a la profesionalidad, donde jugó con nuevos colegas suyos como son Anthony Edwards, Nico Mannion y Cole Anthony.

A pesar de nacer en un área fuertemente influenciado por las universidades legendarias de North Carolina y Duke, Williams decidió enrolar en la universidad de Florida State, de fuerte tradición basquetbolista también. Al llegar al equipo ubicado en Tallahassee, se le planteó el rol de venir desde el banco, ya que el equipo contaba con jugadores de experiencia, que pasaron por un proceso volviéndose un cuadro competente. Williams accedió y en su única temporada ganó el premio al mejor sexto hombre de la conferencia ACC, promediando en su estadía breve 9.2 puntos, 4 rebotes y 1 tapa por encuentro. Los Seminoles de Florida State eran considerados fuertes candidatos para el título universitario pero la pandemia generada por Covid-19 aniquiló sus esperanzas.

El alero de 2.03 metros es conocido como un jugador “3 and D” ya que su mejor faceta es del lado defensivo donde puedo marcar del base al ala pívot, utilizando su atletismo. Puede marcar al que tiene la pelota como el que no con gran eficacia, convirtiendo en un jugador deseado por equipos de la NBA hoy en día. Williams es un jugador versátil, muy activo que puede capturar rebotes, tirar desde los tres niveles de la ofensiva, acumular robos y ser una amenaza para el alley-oop,  que también hace que se deseen sus habilidades. Su atletismo de elite hace que sea un buen reboteador para su posición y que proteja su aro. Lo que Williams debe mejorar en la NBA es el porcentaje de tiro, ya que no es un jugador que busque crear su tiro y por lo tanto va a depender de otros en ese aspecto, por lo tanto se limita a ser un tirador. Debe mejorar su físico ya que en su posición le tocara marcar aleros más grandes y fuertes que él. A su vez se cuestiona el estado mental de Williams, ya que se sospecha que no tiene el hambre de ser un gran jugador al próximo nivel.

Patrick Williams fue la gran sorpresa del pasado NBA Draft ya que no se esperaba que fuera a ser un top 5. Sin embargo su nombre se proyectaba en la lotería y por lo tanto se espera que sea un buen jugador para los Chicago Bulls. El próximo 22 de Diciembre tendrá su momento de mostrar todo su talento.