El enano volador

El enano volador

En esta nueva edición de Memorias, vamos a repasar la historia de un pequeño gigante, Nate Robinson. No haremos hincapié en su carrera ni en la dolorsa derrota en el Ring, si no de la proeza de ganar tres campeonatos de hundidas midiendo 1.75.

Que el basketball es para altos es un mito que muchos jugadores se encargaron de refutar. Ejemplos hay de sobra, siempre hay Isaiah Thomas, Facundo Campazzos o Fernando Martínez para desmitificar esa creencia. Pero Nate fue más allá y sin conformarse fue por un torneo de atletas, el campeonato de hundidas.

Participó en cuatro ocasiones, 2006, 2007, 2009 y 2010, quedándose con el título en su debut y sus últimas dos participaciones. Una gran proeza ya que es el más galardonado de este campeonato que se da en el All-Star Weekend y que han ganado otros grandes jugadores con mayor altura y capacidad física pero el corazón de Nate y su explosividad le han permitido ser el que más ganó.

En el All-Star de Houston 2006, el rookie debutó sorprendiendo en el campeonato de hundidas, ganándole la final a Andre Iguodala. Además participaron Hakim Warrick y Josh Smith. Este será recordad por ser su primer título y por haber saltado a Spud Webb en la última etapa.

Al año siguiente quiso defender su corona en el All-Star de Las Vegas pero el ganador fue Gerald Green que lo derrotó en la final. Dwight Howard y Tyrus Thomas fueron participes del evento estrella del día sábado.

Se tomó un año de descanso para volver recargado y tener un gran duelo con Dwight Howard, que venía de ser campeón perfecto. Un enfrentamiento recordado por ser Superman (Howard) contra KryptoNate.

La edición del 2009 fue en Phoenix y tuvo a nuestro homenajeado como ganador, triunfando ante su rival, Howard. Los otros concursantes fueron Rudy Fernández y JR Smith. Tal vez esta sea la más recordada por la épica que rodeó, el show de los protagonistas y el humor que le pusieron. En la última ronda, Robinson se ganó su apodo de KryptoNate al aparecer con el uniforme de San Patricio (verde) de los New York Knicks y ser la Kryptonita (deficiencia de Superman). Esta vez lo ganó saltando, ni más ni menos, que a su competidor, Howard, que mide 2.08.

Buscando la hazaña y ser el más ganador, se presento en el All-Star de 2010 que se celebró en Dallas. Y ahí consiguió su tercer título y ser el más ganador de la competición. Es todo un hito pero más destacable por quién es. Esta vez triunfó ante Demar DeRozan en la final y Shannon Brown, Gerald Wallace y Eric Gordon.

Sus éxitos son lo más destacado que pasó en New York desde aquel campeonato de 1973, una franquicia que tiene todo para dominar pero que las malas decisiones desde los despachos no los han dejado disfrutar.

Sus tres títulos son casi inalcanzables, con dos campeonatos lo siguen Michael Jordan (1987-1988), Dominique Wilkins (1985-1990), Harold Milner (1993-1995), Jason Richardson (2002-2003), Zach Lavine (2015-2016), siendo Lavine el único capaz de igualarlo, a menos que alguien sorprenda y se revele ganando tres.

Aparte, con cuatro participaciones es el tercero que más estuvo junto a Howard, Shawn Kemp y Jerome Kersey. Los que más participaron fueron Wilkins y Clyde Drexler en cinco ocasiones.