¿Resurgen los guerreros?

¿Resurgen los guerreros?

Difícil comienzo de la temporada 20/21 para Golden State Warriors, siendo vapuleados por el claro candidato que tiene el Este a obtener el título. La cara de su gran figura Stephen Curry es elocuente, augurando un año donde tendrá que remar cuesta arriba para poder salir adelante.

Lo que está claro repasando un su historial, es que la adversidad no es algo que lo vaya a frenar. Drafteado en el número 7 en 2009, llegó a la franquicia de record perdedor. Su talento no estaba en discusión, pero sí lo estaba su condición física y su “fragilidad” para afrontar el gran reto físico y mental que demanda la NBA. Con un equipo en clara reconstrucción y con una gran apuesta a futuro, Curry comenzó un camino con mucha adversidad (que en cierta manera puede ser similar al de hoy).

GSW en los siguientes años obtuvo buenos valores del draft (Thompson y Barnes), y no tan buenos también, pero que supieron convertir en jugadores sumamente importantes para lo que se vendría. Un claro ejemplo de esto es Draymond Green, que fue seleccionado con el pick 35 del draft del año 2012 y que ni bien fue campeón lo primero que hizo fue mandar un efusivo saludo a todos los que NO confiaron en él como para seleccionarlo antes (su rencor lo hizo más fuerte, claro está).

Los años dorados de los Warriors ya son conocidos, ese plantel lleno de felicidad y de algarabía que en 2015 se consagraron campeones de la NBA, imponiendo una modalidad de juego, que si bien ya estaba en el tapete, ellos dieron la confirmación de que era viable para obtener el anillo, la ahora bien conocida formación small-ball. Draymond Green hacía las veces de “hermano mayor” dándole seguridad en defensa y sobre todo en la pintura, y con ese mix de personalidad pendenciera y talento le daba la confianza a los “splash brothers” (Curry-Thompson) para hacer de las suyas en ofensiva. De esta manera, dieron comienzo al primero de 5 títulos consecutivos de conferencia. El 2016 fue una campaña de ensueño para ellos y de record para los estadistas, donde abrocharon 72 victorias y 10 derrotas, pero su temporada regular fue opacada por la épica de un tal LeBron James (esas finales “el rey” revirtió un 1-3 sin sus dos compañeros estrellas: Irving y Love). Para las siguientes tres temporadas, GSW se reforzó con el ya conocido Kevin Durant (no es necesario venderlo como bueno jugador, sus números y palmarés son elocuentes), de esta manera convirtieron un equipo candidato a campeón en un equipo invencible. Dos títulos consecutivos (2017 y 2018) y un tercero (2019) que se vio trunco por las lesiones de KD y Kay Thompson, donde los Raptors de Kawhi Leonard supieron aprovechar la oportunidad de un rival diezmado física y mentalmente.

La temporada 19/20 obligó a los GSW a una reconstrucción forzosa, Kevin Durant optó por irse a Brooklyn Nets, Klay Thompson con su lesión de rodilla sabiendo que con suerte podría llegar a un eventual playoff y veteranos experientes como Livingston e Iguodala dejaron la franquicia. A esto se le sumó un año plagado de lesiones de Draymond Green y una fractura de muñeca de Curry los primeros partidos de temporada, dejando la franquicia en manos de una camada de jóvenes en búsqueda de regularidad en la NBA.

Esta temporada 20/21 parece traer esperanza nuevamente a la franquicia de California:

Stephen Curry: Vuelve al ruedo luego de casi una temporada entera sin jugar, pero no dudamos de su talento y su capacidad de liderazgo.
Draymond Green: Parece estar pronto físicamente para afrontar la temporada y hacer valer sus 3 anillos y su título de mejor defensor del año en 2017.
James Wiseman: Pick 2 del draft 2020, un pivot prometedor pero sin rodaje universitario dado que se preparó para entrar a la NBA
Andrew Wiggins: 1ro del draft 2014, promedia 19.7 P, 4.3 R y 2.3A en sus 6 temporadas en la NBA
Kelly Oubre Jr.: 5 años de experiencia en la NBA y viene de una temporada muy buena con Phoenix Suns, reflejada en sus 18.7P, 6.4R y 1.5A de promedio.

Completan el roster jugadores valiosos para la rotación como Kevon Looney (ya campeón dos veces con estos GSW) y Kent Bazemore (base suplente anotador con 8 años de experiencia en NBA). Jóvenes que aportaran lo suyo como Wanamaker (finalista con Boston el año pasado), y también Paschall y Poole que supieron sacarle jugo a las grandes ausencias el año pasado en GSW, viendo muchos minutos y mostrando que pueden aportar desde la banca.

Con el nivel que proponen equipos como Lakers y Clippers parece difícil que estos Warriors puedan competir nuevamente por un título de conferencia este año, pero claro está que este roster va a dar pelea por un puesto en playoff y quien te dice que no puedan eventualmente pasar a segunda ronda. Recién lo sabremos en 4 meses, pero les recomiendo no perderlos de vista.