Sueño cumplido

Sueño cumplido
Foto: ACB.

Facundo Campazzo, quien acaba de firmar por Denver Nuggets, escribió la siguiente carta para el sitio Hoopshype. 

Ahora te mostramos sus palabras, donde resalta su emoción al llegar a la NBA y todo lo que ello conlleva. Solo queda una cosa por decir, disfruten:

“Decir que estoy orgulloso y emocionado de llegar a la NBA sería quedarse corto. Cuando medís 1,80 (o tal vez 1,78) y venís de un país donde el básquetbol ocupa un lugar secundario, porque casi todo es fútbol, ​​no se supone que termines jugando con los mejores del mundo.

Pero aquí estoy, a los 29 años y a punto de convertirme en el jugador más bajo sin experiencia en baloncesto universitario en la historia de la liga. (Me enteré de esto recientemente).

Como muchos de mis futuros compañeros, jugar en la NBA ha sido un sueño de toda la vida. Cuando era niño, mis amigos y yo jugábamos como Jason Kidd , Steve Nash y Vince Carter y pretendíamos estar en la NBA. Para ser honesto, durante gran parte de mi vida no pensé que jugar en la NBA fuera algo realmente alcanzable. Fue solo más adelante en mi carrera, una vez que estuve en el Real Madrid, que incluso lo miré como un objetivo y tal vez no como uno particularmente realista.

Pero en un momento pensé que podría ser material de la NBA y tenía una oportunidad bastante decente. Escuché que había interés y cuando me di cuenta, hace 3 o 4 meses, que el interés se materializaría en ofertas reales este año, decidí hacer todo lo posible para lograrlo aquí. Fue una decisión familiar que no íbamos a dejar pasar esta oportunidad. No quería mirar hacia atrás en mi carrera en el futuro y arrepentirme de no buscar un contrato en los Estados Unidos. Esto fue.

Dicho esto, no fue un proceso fácil en absoluto. Quiero decir, la parte del básquetbol fue fácil, porque jugar es lo que disfruto haciendo. Pero cuando no estás jugando, tu mente divaga, te guste o no. Quería ir a la NBA, pero tenía que jugar la primera parte de la temporada en Europa. Así que fue como competir y estar en la agencia libre al mismo tiempo. ¡No es ideal!

He tenido un montón de noches sin dormir pensando, “¿qué pasa si me lesiono ahora y no puedo ir a la NBA cuando la tengo en la punta de mis dedos? ¿Qué tan difícil va a ser mudarse a una nueva ciudad en un nuevo país? ¿Mi familia se instalará y estará bien? ” Una vez que comenzaron los juegos, eso ya no era un pensamiento. ¿Pero antes y después? Estuvo ahí todo el tiempo.

Fue estresante y no solo para mí. Hablé con mi hermano después de llegar a un acuerdo con los Nuggets y me dijo que pasaba muchas noches sin dormir y que también estaba ansioso ante la perspectiva de que yo estuviera tan cerca de llegar a la NBA. Dice que no pudo dejar de llorar una vez que el sueño finalmente se concretó. Mi madre también se preocupó porque, bueno, eso es lo que hacen las madres, ¿no? (Revelación completa: No estaba encantada con mi decisión de dejar el Real Madrid desde el principio, porque le encantaba verme con el Real y le encantaba la ciudad … aunque ahora está de acuerdo con mi elección).

Además de estar muy feliz por convertirme en jugador de la NBA, también estoy muy contento de hacerlo con los Nuggets. Hubo un leve interés de Nueva York y Minnesota hizo una dura carrera por mis servicios con mi amigo Pablo Prigioni, averiguando todo el tiempo, pero era imposible decirle que no a Denver. El hecho de que sean un equipo de playoffs en el que puedes competir por cosas importantes y obtener mucha visibilidad, realmente influyó en mi decisión. Sin mencionar que tienen un poco de sabor internacional, lo que hizo que Denver fuera aún más atractivo.

También Manu Ginóbili , Andrés Nocioni y Luis Scola dieron su buena palabra sobre la organización y la ciudad. En ese momento, me ayudaron. El consejo de Luis ha sido muy importante a lo largo de mi carrera. Él es el que realmente me convenció de que para pasar al siguiente nivel tenía que cuidar mejor mi cuerpo y ser aún más profesional. Tuve la suerte de cruzarme con él en la Selección Argentina.

Por si no lo sabías, tengo un poco de miedo a volar. Creo que he mejorado mucho en eso recientemente porque elegí uno de los equipos con vuelos largos a casi todas partes. No sé si podría haber hecho esto en el pasado. De todos modos, todavía necesito mi asiento junto a la ventana para poder mirar hacia afuera y aliviar algo de la tensión. Sé que es estúpido, pero me ayuda mucho cuando no puedo viajar con mi esposa y tomar su mano para estar más relajado.

No hace falta decir que firmar con los Nuggets es un sueño hecho realidad, pero de ninguna manera es una misión cumplida para mí. Vengo aquí para quedarme y tener una carrera relevante en la NBA.

No sé cuánto tiempo de juego estará disponible para mí en Denver, pero sé que mis viejas payasadas para llamar la atención de los entrenadores pueden no resultar bien aquí. Yo era el tipo de persona que se sentaba al lado de los asistentes y se movía mucho y hacía todo lo posible por llamar la atención, llegando a escupir en el suelo y frotarme el zapato allí. (No estoy orgulloso). Lo puse nervioso al técnico argentino Néstor García . Él parecía decir “¡Basta, Facu! ¡Sí, te veo! Ya entrarás a la cancha, ¡pará!”

Tengo muchas ganas de comenzar la temporada de la NBA ahora, especialmente para jugar contra tipos como Stephen Curry y Damian Lillard y ver si puedo estar a la altura de ellos. Afortunadamente, puedo jugar contra los dos en la pretemporada, así que tendré una idea temprana de lo que me espera. Con suerte, será tan emocionante como el camino que me llevó hasta aquí”.